El Ayuntamiento escuchará al policía que agredió al guardia civil antes de adoptar medidas

El Ayuntamiento escuchará al policía que agredió al guardia civil antes de adoptar medidas

Esperarán también a conocer el contenido del atestado que fue elaborado por la Ertzaintza tras el arresto del agente municipal

J.P. SAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento de San Sebastián no adoptará ninguna medida respecto al oficial de la Guardia Municipal que el sábado fue detenido en Hernani tras agredir a un guardia civil retirado, en tanto no disponga de toda la información sobre lo acontecido y escuche su versión de los hechos.

Fuentes del Consistorio indicaron ayer que con anterioridad a realizar cualquier valoración de lo sucedido y tomar una decisión del carácter que sea es indispensable conocer los motivos y las circunstancias que rodearon el incidente entre el funcionario donostiarra detenido y la víctima de la agresión. Posiblemente, el caso vaya a ser analizado mañana mismo, en conversaciones entre la cúpula de la Guardia urbana, con su comisario jefe, Mikel Gotzon Santamaría, al frente, y el concejal delegado de Seguridad, Martín Ibabe. El encuentro permitirá conocer la versión que sobre lo acontecido ofrece el agente municipal implicado.

Los hechos, que han generado un gran revuelo en el seno de la Policía local, tuvieron lugar en torno a las dos y cuarto de la tarde, en el barrio Latsunbeberri de Hernani. El incidente que dio origen al altercado sucedió cuando la víctima, que iba en compañía de su madre, y el agente municipal se disponían a entrar en un portal de un inmueble en el que residen el municipal así como una hermana del guardia retirado.

La jefatura de la Guardia donostiarra y el concejal de Seguridad se reunirán para analizar el caso

En el instante en que el oficial detenido observó que las dos personas accedían al edificio, se interesó por conocer a dónde se dirigían. Los visitantes le hicieron saber que acudían al domicilio del familiar, una contestación que, según fuentes jurídicas consultadas, llevó al agente donostiarra a responderles que previamente llamaran por el interfono a dicha persona para que fuera ésta quien les abriera. Y ahí empezó todo. La negativa del municipal a dejarles entrar y las pretensiones de la víctima de acceder al interior sin hacer caso a las indicaciones que le había realizado el guardia dieron lugar a un altercado en el transcurso del cual el agente donostiarra agredió a la víctima, que resultó con una fractura en una pierna. Según habría manifestado la persona herida a su entorno más cercano, el municipal le practicó una especie de llave para derribarle.

Medida disciplinaria

En el incidente también resultó lesionada la madre del guardia retirado, de unos ochenta años. Tanto la progenitora como su hijo fueron evacuados en una ambulancia al Hospital Donostia. El policía municipal, por parte, fue trasladado a la comisaría de la Ertzaintza, donde se instruyó el atestado.

Precisamente, el contenido de este atestado será otro de los elementos a valorar por Ibabe y Santamaría. El documento permitirá establecer las circunstancias que concurrieron en los hechos. Con todos los datos en su poder, el Ayuntamiento podría adoptar de forma cautelar una medida de carácter disciplinario. No obstante, la decisión quedaría en suspenso, toda vez que el proceso penal que pueda derivarse por los hechos prevalece sobre el otro, que sería de carácter administrativo. Por lo tanto, cualquier medida correctiva únicamente se podría acordar a la finalización del procedimiento judicial.

El agente municipal fue puesto en libertad tras su paso por la comisaría de Hernani. Al tratarse de una persona conocida, con arraigo y de la que no se duda que vaya eludir la acción de la Justicia, la Ertzaintza le dejó marchar con la obligación de comparecer en la fecha que así lo determine la autoridad judicial.

El oficial de la Guardia donostiarra fue condenado en 2001 por el Tribunal Supremo, junto a otro policía municipal, a una multa de 100.000 pesetas y a indemnizar con dos millones también de pesetas a una mujer a la que causaron diversas lesiones mientras procedían a su detención por un caso relacionado con una alcoholemia.

El agente concursó a la jefatura de la Guardia Municipal de Pasaia. De hecho ganó la plaza, si bien renunció a la misma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos