El Ayuntamiento de Donostia se abre a que se construya un centro de inserción social en Zubieta en vez de una cárcel

La cárcel de Martutene se encuentra en terreno urbano, donde ahora se construye un nuevo barrio./LUSA
La cárcel de Martutene se encuentra en terreno urbano, donde ahora se construye un nuevo barrio. / LUSA

El consistorio confirma que es una de las opciones que baraja Instituciones Penitenciarias. En el CIS se quedarían los presos en tercer grado, mientras que el resto se trasladarían al penal alavés de Zaballa

ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento de San Sebastián ve con buenos ojos la posibilidad de que la cárcel de Zubieta que debe sustituir a la de Martutene no se construya y en su lugar el Gobierno central opte por edificar un Centro de Inserción Social (CIS )en la misma parcela. La desaparición del actual centro penitenciario es el objetivo principal del Ayuntamiento donostiarra, queno pretende poner «obstáculos» a su eliminación para permitir así el desarrollo urbanístico previsto en el barrio de Txomin.

Los CIS son establecimientos penitenciarios destinados principalmente a aquellos presos que han obtenido el régimen de tercer grado (solo acuden a la cárcel a dormir) y al seguimiento de penas no privativas de libertad. El resto de reclusos tendrían que ser trasladados a la cárcel de Zaballa en Álava.

La no construcción de la cárcel de Zubieta, un proyecto que lleva años fraguándose, y la ejecución de un CIS permitiría en principio una construcción más rápida y, por tanto, la eliminación de las actuales instalaciones penales de Martuene, deterioradas y en malas condiciones.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, dijo ayer que el Ayuntamiento no pondrá inconvenientes a que Instituciones Penitencias, dependiente del Ministerio de Interior, opte por un CIS en lugar de por la cárcel proyectada. «No vamos aponer obstáculos», dijo, aunque insistió también en que la pelota están en el tejado de la Administración del Estado y que lo único que puede hacer desde el consistorio es presionar para que se opte por una solución definitiva.

Las cifras

33% de los reclusos
se mantendría en el CIS. El resto se trasladaría a otra cárcel cercana, probablemente a Zaballa en Álava.
280 presos
pernoctan ahora mismo de Martutene, de los que 90 están en tercer grado y se podrían quedar en el CIS de Zubieta.

Goia señaló que conocía ya esta propuesta por boca de los técnicos de SIEP, la entidad constructora de todo el entramado penitenciario del Estado, que estudia esta opción entre otras alternativas.

La semana pasada, el presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, hizo pública esta opción de prescindir de la cárcel de Zubieta y construir un CIS, tras la visita del actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido a Donostia.

Zoido acudió a la ciudad para participar en el homenaje al concejal popular asesinado por ETA, Gregorio Ordóñez. Aunque de manera informal y después del acto celebrado en el cementerio de Polloe, también intercambió algunas palabras con el alcalde, a quien aseguró que la cárcel de Zubieta estaba en su agenda.

Hipoteca urbanística

Este encuentro con Zoido es el único contacto con el ministro que ha mantenido Goia, pese a que las relaciones con Madrid son constantes ante un expediente, el de la cárcel, que no acaba de solucionarse. Todo ello aunque que prácticamente en todas las legislaturas se ha abordado de una forma u otra sin que se haya culminado ningún proyecto.

Datos

Un nuevo barrio
La cárcel de Martutene supone un obstáculo para el desarrollo completo del nuevo Txomin y la rehabilitación de todo el entorno.
La cárcel alavesa
Tiene capacidad para mil presos, pero ahora cuenta con unos 700 presos.
Preventivos
Ahora hay cuarenta presos preventivos en Martutene, pendientes de juicio.
Objetivo
Se pretende rentabilizar los recursos penitenciarios existentes.

Para el Ayuntamiento, lo fundamental es el desarrollo urbanístico de San Sebastián, que pasa por la desaparición del antiguo centro penitenciario para culminar con el nuevo barrio que se construye en Txomin que, además de viviendas, supone la regeneración de toda la zona, incluido un parque fluvial y zonas deportivas para todo el entorno.

El Ayuntamiento quiere una solución rápida que desbloquee el desarrollo urbanístico de Txomin

Un tercio de la actual población reclusa de Martutene se podría quedar en el CIS

En enero se mantuvo la última reunión, a la que según fuentes consultadas por este periódico, se acudió a Madrid para recordar esta hipoteca que pesa sobre la ciudad. En ese encuentro, desde SIEP pusieron sobre la mesa las tres opciones que maneja: la de construir la cárcel nueva en Zubieta, la de derribar Martutenete y ejecutar un CIS en Zubieta e, incluso, la de derribar Martutene y que todos los reclusos pasen a la cárcel de Zaballa en Álava. Todavía no hay fecha para la siguiente reunión, aunque sería de nuevo con SIEP. En ella podrían concretarse algunos aspectos.

En el Consistorio se teme la indefinición que planea sobre el proyecto más que la modalidad penitenciaria por la que opte Instituciones Penitenciarias que es, además, la única competente. En 2013, por ejemplo, y en uno de esos vaivenes que ha experimentado la génesis de la futura cárcel se decidió eliminar el CIS del proyecto del futuro centro penitenciario, es decir, justo lo contrario que ahora se plantea. Eso permitía un ahorro de inversión que se destinaría a otras cárceles, pero se suprimía precisamente lo que ahora se pretende construir.

En estos momentos, Martutene se considera un centro de medio abierto. Cuenta con 280 presos, de los que noventa, la tercera parte, son de tercer grado. Este tipo de presos se quedarían en el CIS que se edificaría en Zubieta. Al nuevo centro irían además aquellos presos de segundo grado que tienen permiso para trabajar o estudiar fuera de la cárcel y a los que se les aplica el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario.

El nuevo CIS se ocuparía también del seguimiento de los presos en libertad condicional y de la coordinación de los que realizan trabajos en beenficio de la comunidad. Asimismo, también estarían vinculados los que se rehabilitan de adicciones en alguna institución externa como Proyecto Hombre.

El resto de internos de Martutene son los presos preventivos (pendientes de juicio) y los de segundo grado. Todos ellos se trasladarían a una cárcel cercana, aunque la que más boletos tiene es la de Zaballa, la que sustituyó a Nanclares de la Oca en Álava y que fue inaugurada en 2011. Tiene 720 celdas con capacidad para 1.000 reclusos, aunque de momento no llegan a 700. Otra opción sería Pamplona, pero no se podría utilizar para los preventivos, según las fuentes consultadas y, además, la policía judicial de la Comunidad Autónoma Vasca, que es la Ertzaintza, no podría llevar a un preso hasta el centro penitenciario y tendría que acordar cada traslado con la Guardia Civil.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos