«Aventuré que octubre sería la clave en 2017 y estalló Cataluña»

Lizarralde hace repaso a las controvertidas predicciones que hizo hace un año para 2017 y defiende que la mayoría «se han cumplido»

I.V.

Mikel Lizarralde asegura que cuando salieron publicadas sus predicciones sobre el 2017 «no me gustó nada la polémica que se generó. Me paraba la gente por la calle por ‘lo del puente’». El vidente había aventurado que «en Errenteria o Lezo se romperían los anclajes de un puente», precisando, eso sí, que «no habría muertos».

Aún así, Lizarralde asegura que «mucha gente me echó la bronca por decir eso, pero yo digo lo que veo», se defiende. «Además, finalmente no pasó ni en Lezo ni en Errenteria, pero sí ocurrió algo muy parecido en el barrio donostiarra de Loiola». El médium explica el por qué: «Seguramente vi unas casas junto a un río que, en aquel momento, a mí me recordaron a esos dos pueblos, y por lo que se ha demostrado, no iba desencaminado».

«A veces es difícil descifrar las imágenes», aclara. «Yo a la gente le explico que no soy adivino, sino que hago mediumnidad». Es decir, él conecta con espíritus «que ya no están en este mundo» y son ellos los que le dan la información. «Pero yo no sé quién va a venir, ni qué me van a contar», se justifica. «Cuando alguien hace videncia es como ir con un zoom a buscar cosas. No se ve todo nítidamente, y los tiempos son además muy difíciles de calcular. Hay que interpretar mucho».

Veamos que tal interpretó entonces el vidente donostiarra. Dijo, por ejemplo, que ‘en octubre habría días turbulentos, con situaciones conflictivas que iban a dejar mucha huella a nivel social’, «y, efectivamente, durante ese mes mira todo lo que pasó en Cataluña. Se revolucionó todo y el problema político estalló», recuerda. «También dije que octubre iba a ser el epicientro del año y mira todos los fuegos e incendios que hubo».

Otro de sus vaticinios polémicos fue el referido al consejero de Salud, Jon Darpón. «¿Darpón, qué es eso?», pregunta Lizarralde como si del entrenador José Mourinho se tratase. «¿Eso dije yo? pues no me acuerdo», afirma doce meses después. Y se excusa: «No sé ni quién es el consejero de Salud». En ese momento se le recuerda que predijo un «escándalo» en dicho departamento, a lo que él responde. «Yo me conecto y lo que me venga. Igual me viene un rey africano que un consejero del Gobierno Vasco», asegura sin sonrojo alguno.

Pero Lizarralde insiste mucho en aclarar con quién se conecta y quién le suministra la información. «Mi trabajo no es tan sencilo como encender una tele en la que se ve todo súper nítido. Me vienen ráfagas, a veces con una letra y otras con un nombre o una escena. Es como un puzzle que tengo que ir montando», explica. «No creo que nadie en el mundo de la videncia pueda ver las cosas tan claras como en una foto, pero yo al menos veo unas trazas generales que suelen ser acertadas. Como la mayoría de las predicciones que hice el año pasado, que se han cumplido», se congratula.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos