La autopsia no puede establecer cuál de los dos hermanos de Zumaia falleció en primer lugar

La necropsia sitúa la muerte entre el varón, de 76 años, y la mujer, de 85, en un espacio temporal muy cercano

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

La autopsia ha confirmado que los dos hermanos que fueron hallados sin vida el lunes en su domicilio de Zumaia no presentaban signos de violencia. Se estima que ambos llevaban muertos en torno a una semana. No obstante, no se han podido determinar de manera fehaciente cuál de los dos falleció en primer lugar.

La necropsia practicada ayer por la mañana en el Servicio de Patología del Instituto de Medicina Legal de San Sebastián ha terminado por esclarecer que José Manuel Sampedro Illarramendi, de 76 años, y su hermana Carmen, de 85, murieron por causas naturales.

El hallazgo de los cuerpos tuvo lugar sobre el mediodía del lunes. Fue un taxista de la localidad quien dio la alarma ante la Guardia Municipal zumaiarra, ya que llevaba más de diez días sin tener noticias de José Manuel. El fallecido solía requerir los servicios del conductor profesional con cierta frecuencia para que le llevara a realizar las compras semanales. Además, el mismo taxista se ocupaba de trasladar al hermano fallecido un par de veces a la semana desde su domicilio en Zumaia hasta el barrio getariarra de San Prudentzio, donde era propietario de una vivienda en la que criaba algunos animales.

Se estima que ambos llevaban muertos en torno a una semanaLos fallecidos no eran usuarios de ningún servicio social de la Diputación

Tras el aviso, miembros de la Guardia urbana de Zumaia se personaron en la vivienda y tras tocar la puerta y el timbre de manera insistente y no hallar respuesta alguna, pusieron los hechos en conocimiento de la Ertzaintza. Una dotación de este cuerpo se trasladó entonces a la finca de Getaria, por si José Manuel pudiera encontrarse en dicho lugar. Al comprobar que no estaba, los guardias locales reclamaron la presencia de un cerrajero. Cuando los agentes accedieron al interior del piso, descubrieron los cadáveres de los dos hermanos. Un médico del ambulatorio de la localidad certificó el fallecimiento de ambos.

La autopsia sitúa la muerte de los dos hermanos en un espacio temporal muy próximo uno del otro. El estado de descomposición en el que se encontraban hace que resulte prácticamente imposible saber a ciencia cierta cuál de los dos murió antes.

Investigación policial

En este sentido, será probablemente la investigación policial la que aportará más luz sobre el suceso. La posición que ocupaban los cuerpos uno respecto del otro podrán ofrecer más datos sobre las circunstancias que rodearon el caso.

Los vecinos manifestaron que la hermana estaba impedida y era José Manuel quien se ocupaba de su atención y también de hacer las tareas domésticas. Por ello, se creyó que el primero en fallecer fue el varón, si bien a la vista de la necropsia este extremo no está en modo alguno confirmado. Algunos vecinos indicaron en este sentido que el hermano padecía alguna dolencia de tipo coronario. No obstante, habrá que esperar a conocer los resultados de otras pruebas complementarias que han sido solicitadas para determinar con certeza la causa del fallecimiento.

Fuentes de la Diputación foral de Gipuzkoa indicaron que los dos hermanos no eran usuarios de ningún servicio social de la institución y no estaban valorados por una posible situación de dependencia ni tampoco ellos lo habían solicitado.

Fotos

Vídeos