Artolazabal asume que el funcionamiento de Lanbide es «mejorable»

Artolazabal asume que el funcionamiento de Lanbide es «mejorable»

El principal objetivo del departamento vasco de Empleo y Políticas Sociales es reducir la tasa de desempleo, con la meta de bajarla desde el 12,3 % actual hasta el 10 % en 2020

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha reconocido que el funcionamiento de Lanbide es "mejorable", pero ha defendido que la entidad está cumpliendo los objetivos para los que fue creada porque el paro en Euskadi mantiene una tendencia descendente.

Artolazabal ha hecho esta reflexión durante la explicación en comisión parlamentaria de las partidas contempladas para su Departamento en el proyecto de presupuestos de 2018, que ascienden a 1.005 millones de euros, descontando el capítulo de personal, un 0,7 % superior al de este ejercicio.

Artolazabal ha incidido en que el proyecto persigue cinco objetivos fundamentales, entre los que destaca la incentivación del empleo para reducir la tasa de paro. Asimismo, busca la cohesión social, la conciliación familiar y laboral, el apoyo a la infancia y a la diversidad, la promoción del tercer sector social y del envejecimiento activo y medidas para hacer posible la emancipación de la juventud.

En materia de empleo, se ha mostrado convencida de que de cara a 2018 hay una "sólida base" para reducir la tasa de desempleo, con la meta de bajarla desde el 12,3 % actual hasta el 10 % en 2020. "La evolución de este año nos indica que estamos en el buen camino", ha destacado.

Para ello, las políticas de empleo contarán con más presupuesto al pasar de 864 a 884 millones de euros a través de programas para empresas y trabajadores que buscan la activación laboral del máximo número de personas en empleos "estables y de calidad".

Estas medidas se gestionarán principalmente a través de Lanbide, servicio que para la consejera es mejorable, pero que, "a pesar de sus problemas", según ha dicho, "cumple con los objetivos" para los que se creó, ya que el paro mantiene una tendencia de descenso.

"Es necesario que Lanbide avance de forma moderna y ordenada y por eso estamos trabajando para su modernización", ha explicado.

Esta entidad contará con 835 millones de euros, un 3 % más que en 2016. Casi 492 millones de esta partida se dedicará a la inclusión social, y 221,5 a programas de empleo, un 8,5 % más que este ejercicio. A formación se dirigirán 100,9 millones, un 3,5 % por encima que en 2017.

La consejera ha recordado que su Departamento defiende una "redefinición" de objetivos y condiciones de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y que hasta que se materialice este proceso Lanbide está llevando a cabo "un control más detallado" de esta prestación.

Para el abono de la RGI y de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV) el presupuestos reserva el mismo importe que en 2017, con un total de 491,9 millones de euros, cuantía que a su juicio será suficiente para atender a las todas las necesidades que surjan.

Por su parte, para las Ayudas de Emergencia Social (AES) se reservan 27 millones de euros y para hacer frente a situaciones de pobreza energética 400.000 euros.

En el área de familia y conciliación el montante total es de 64,1 millones para ayudas por nacimiento y adopción y para políticas de conciliación familiar y laboral.

Como novedad, en 2018 se va a poner en marcha un proyecto para el acompañamiento individualizado a 30 empresas, 10 por territorio histórico, para la implantación de medidas de conciliación.

Como conclusión, Artolazabal ha defendido que este presupuesto es la "garantía" para conseguir "mayores cotas de empleo de calidad" y ha pedido a los grupos de la oposición que "lo miren con cariño" y presenten sus enmiendas para mejorarlo porque "está orientado a conseguir los retos de país".

ma/nu

Fotos

Vídeos