Aparture aprecia agravios y presentará alegaciones

Presentación de la ordenanza de pisos turísticos/M.FraileGráfico
Presentación de la ordenanza de pisos turísticos / M.Fraile

G. L. SAN SEBASTIÁN.

La asociación de viviendas de uso turístico de Euskadi (Aparture) se mostró ayer disconforme con la ordenanza presentada por el Ayuntamiento de Donostia y anunció que preparará alegaciones para propiciar un documento «más equilibrado que contribuya a ordenar de forma efectiva las viviendas de uso turístico en Donostia». Explicó que se proponen «restricciones» a este tipo de viviendas «sin el debido soporte técnico que las motive».

Como núcleo de su argumentación, Aparture asegura que «este proyecto de ordenanza parece incidir precisamente sobre el sector reglado que está trabajando de forma ejemplar. Así, plantea incertidumbres de cara al futuro para toda la oferta reglada, perfectamente identificada y localizada, a diferencia de la mayor parte de la oferta publicitada en las plataformas de alojamiento, que no lo está». Como conclusión, la asociación considera que «se genera un agravio desproporcionado para las viviendas de uso turístico respecto a otros tipos de alojamientos» y recuerda que se prevé la apertura de 20 nuevos hoteles en Donostia.

Muy al contrario de esta versión, el grupo municipal de EH Bildu de San Sebastián advirtió de que la tramitación de la nueva ordenanza «no puede ser utilizada como una amnistía encubierta» a los alojamientos «ilegales» existentes en la capital guipuzcoana. Además, la concejal de la coalición soberanista Amaia Almirall subrayó que con la actual normativa existen más de 1.500 pisos turísticos ilegales que deben ser clausurados, por lo que consideró «difícil otorgar credibilidad a una regulación cuando no se cumple la que está vigente».

Más

Fotos

Vídeos