Antídoto para las colas de camiones que lleguen de la N-1

El desdoblamiento del acceso a la AP-1 desde la AP-8 en Maltzaga despeja la amenaza de colapso que se pudiera dar en caso de que un número importante de camiones elevaran en determinados momentos la densidad de tráfico tras decidir optar por la AP-1 como alternativa a la N-1, vía que aplicará a partir de enero un peaje para vehículos pesados. Según cálculos del departamento foral de Infraestructuras Viarias, unos 1.500 camiones al día se podrían desviar de la N-1 a la AP-1 en su ruta hacia distintos puntos de la Península Ibérica una vez que se empiece a cobrar un canon. La actual situación de estrechamiento para arrancar la subida hacia el Alto Deba por la AP-1 constituye un potencial punto de ralentización de los vehículos más pesados, lo que conllevaría inevitablemente el estancamiento del resto del tráfico. Con el desdoblamiento, los ligeros podrán seguir su camino sin ser obstaculizados por los trailers que circularán por el carril derecho. Así, el enlace de Maltzaga dejará de ser un punto crítico del trayecto hacia Álava para todos los vehículos.

Fotos

Vídeos