«70 años no suponen un periodo climatológico largo como para sacar conclusiones»

La delegada de Aemet en Euskadi, Margarita Martín, relativiza la teoría del calentamiento en un planeta que tiene 4.600 millones de años

G. L.SAN SEBASTIÁN.

Ante quienes alertan de las consecuencias negativas del cambio climático, hay voces que, datos en mano y con amplitud de miras desde el punto de vista de la historia, relativizan el fenómeno. Es el caso de la delegada de Aemet en Euskadi, Margarita Martin. Advierte de que los análisis que hablan de impactos por el calentamiento se ciñen a los últimos 40-50 años. «Las estaciones meteorológicas disponibles nos dan datos, en el mejor de los casos, de finales de los 40, y 70 años no es un periodo climatológico largo como para sacar conclusiones sobre un cambio de clima cuando el planeta tiene 4.600 millones de años».

Martin sostiene que los incrementos de temperatura oscilan y explica que «entre los 40 y los 50 hubo una época más cálida que la de ahora, si bien es cierto que fue más breve. Luego, entre 1960 y 1984, llegó un intervalo frío y, a partir de ahí, estamos en un ciclo cálido otra vez».

Lo más concordante que la meteoróloga llega a decir respecto a quienes hablan de cambio climático, es que «este ciclo en el que estamos está durando más de lo habitual. Suelen ser de unos 25 años, y éste ya dura más de 30, ante lo que no tenemos una explicación». Pero, dicho esto, recuerda que «el cénit de la etapa que atravesamos se dio entre 1997 y 2003, y desde entonces la temperatura baja, aunque sea lentamente».

LAS FRASES. «El cénit del ciclo cálido que pasamos se dio entre 1997 y 2003. Desde entonces baja la temperatura» Margarita Martín - Delegada vasca de Aemet

«Entre los años 40 y 50 hubo un ciclo más cálido que el de ahora, si bien fue más corto en el tiempo»

Arroja también un dato para que el lector dimensione a qué se llama eso que llamamos intervalos cálidos y fríos. Durante el ciclo en el que el termómetro descendió, entre 1960 y 1984, la estación de meteorología de Igeldo -«siempre con mediciones algo más bajas en cuanto a la temperatura que los dispositivos a escasos metros del mar»- registró una media de 12,8 grados. En éste que estamos inmersos y que tanto ha dado que hablar acerca del calentamiento, la media asciende hasta los 13,4 grados. La diferencia entre lo que llamamos frío y caliente equivale, por tanto, a «un valor de un 5%», apostilla.

Ante las teorías que proliferan hoy, recuerda que «la actividad humana también ha condicionado el clima en otras épocas históricas donde no había industrialización. Así, podemos decir que también hay constancia de que hubo deshielos y deforestación, por ejemplo, en la Edad Media». Respecto a los discursos alarmistas, considera que «lo único que hacen es inmovilizar a la gente, que cree que no se puede hacer nada para frenar el fenómeno y, por consiguiente, renuncia a tomar cualquier medida».

Además de la contextualización histórica de la delegada de Aemet y sus explicaciones sobre los ciclos meteorológicos, hay otro enfoque que invita al optimismo en torno al impacto de un supuesto cambio climático. La viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Elena Moreno, pone en valor que «gracias a las medidas que se han tomado en la industria, se ha desligado el crecimiento económico del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero».

Según datos del Gobierno Vasco, respecto a 1990, las emisiones han disminuido un 9%, a pesar del incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 74%. Moreno sostiene que «la eficiencia en términos de CO2 en relación al PIB ha mejorado un 47%». Conclusión: «se puede crecer en la senda de la descarbonización». Y otro dato positivo. Respecto al año 2005, las emisiones han disminuido un 24%.

Fotos

Vídeos