25 años enseñando a vivir otra vez

El servicio de daño cerebral de Aita Menni ha atendido a 4.500 pacientes. El centro que arrancó en 1992 en Arrasate celebra sus bodas de plata con un acto en el Guggenheim en el que repasó su historia y mostró los avances en rehabilitación

Representantes institucionales y del centro Aita Menni, ayer en el acto de celebración./
Representantes institucionales y del centro Aita Menni, ayer en el acto de celebración.
A. LERATESAN SEBASTIÁN

Una caída, un accidente de moto, un ictus... pueden causar graves daños en el cerebro, que dejan secuelas físicas y psicológicas. De rehabilitar ese largo etcétera de problemas se encargan desde hace 25 años los profesionales de Aita Menni. El hospital de Arrasate, de la congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, dio un paso de gigante en 1992 al ampliar la asistencia para tratar el daño cerebral y sus secuelas. Era la primera unidad de hospitalización creada en España para estos pacientes. Desde entonces el servicio no ha parado de crecer, con una red extensa de centros, que se apoya en la última tecnología para que los afectados puedan «reaprender a vivir», como desde el hospital resumen su trabajo. Más de 4.512 pacientes han pasado por esas manos y han tratado de recuperar parte de esa vida perdida.

La historia pasada y el futuro que queda por delante fueron expuestos ayer en el acto de celebración de las bodas de plata que Aita Menni celebró en el Museo Guggenheim de Bilbao, acompañados de representantes institucionales, entre ellos el consejero de Salud, Jon Darpón, y de una delegación de la congregación de las Hermanas Hospitalarias venida de Roma, con la hermana Esther Berruete a la cabeza.

Centro de referencia en España en su especialidad, el servicio de daño cerebral del hospital Aita Menni de Arrasate importó la idea de otros modelos ya existentes en Francia, Suiza y sobre todo Inglaterra, recordaron ayer. En 1992 el proyecto echó a andar para tratar el daño cerebral y sus secuelas. En aquel momento, los centros asistenciales y hospitales de las Hermanas Hospitalarias se dedicaban especialmente a la atención de personas con enfermedad mental grave, discapacidad intelectual o demencias, pero no eran ajenos a los daños cerebrales sobrevenidos por un traumatismo cranoencefálico o por un accidente cerebrovascular. Poner en marcha un servicio específico marcó un antes y un después y hoy sigue siendo referencia.

14.006 personas con daño cerebral

han sido atendidas en estos 25 años de trayectoria en la red de centros especializados de Aita Menni. De ellos, 4.512 pacientes han pasado por el servicio abierto en 1992 en Arrasate, el primero de sus características en España y que dio lugar a la posterior red.

La asistencia se presta en unidades hospitalarias de rehabilitación y también unidades ambulatorias. Se atiende también a menores de edad, en un servicio infantil específico donde se trata a niños y niñas con daño cerebral adquirido o con problemas de desarrollo por problemas perinatales y alteraciones cromosómicas, entre otros.

En la última década, la tecnología aplicada a la rehabilitación ha sido clave en los avances, resaltaron ayer los responsables de Aita Menni. El centro de Arrasate estrenó por ejemplo en 2011 un piso domótico -el 'living lab'- para instruir a las personas con daño cerebral en el uso de menaje de cocina, electrodomésticos, teléfono... que les permite recuperar las actividades básicas de su vida diaria, como asearse, vestirse o comer. 600 pacientes han enseñado en este espacio a su cerebro a volver a empezar de cero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos