«Amenazó a los trabajadores con un machete, pero están todos bien»

La sucursal de CaixaBank en el barrio de Beraun en Errenteria fue la primera de las dos atracadas ayer por la mañana./FOTOS: ARIZMENDI
La sucursal de CaixaBank en el barrio de Beraun en Errenteria fue la primera de las dos atracadas ayer por la mañana. / FOTOS: ARIZMENDI

La Ertzaintza busca al autor de dos atracos cometidos ayer a primera hora en sendas oficinas de CaixaBank en Errenteria y Lezo

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

Con hora y media de diferencia, las sucursales de Caixa Bank del barrio de Beraun en Errenteria y la de Lezo, a tan solo cuatro kilómetros de distancia, sufrieron sendos atracos prácticamente idénticos. Un hombre, que en principio actuó solo, irrumpió machete en mano a las ocho y media de la mañana, al poco de abrir la persiana, en la sucursal de la calle Aita Donostia de Beraun. En el interior ya estaban trabajando varias empleadas. El Departamento vasco de Seguridad relató que en este primer asalto no se llevó ningún botín. Salió huyendo a pie y el asunto se quedó en un tremendo susto para el personal de la oficina que, tras dar aviso a la Policía, continuó su jornada laboral.

Lo que desconocían en ese momento es que compañeros de otra oficina bancaria iban a ser víctimas de un atraco con el mismo guion. Hacia las diez de la mañana, apenas hora y media después, un individuo que había entrado a la sucursal de CaixaBank en la avenida Jaizkibel de Lezo desenfundó un machete que llevaba en la mano y exigió que le dieran el dinero de la caja. «Les amenazó con el cuchillo pero están todos bien», era lo poco que quiso decir un vecino de la zona que había tenido conocimiento de los hechos. De esta sucursal, el presunto ladrón sí logró llevarse «cierta cantidad de dinero», según la información facilitada por el Departamento de Seguridad. Del lugar también huyó a pie y a partir de ese momento pasó a ser uno de los presuntos delincuentes buscados por la Er-tzaintza, que tiene abierta una investigación para tratar de identificarlo y dar con su paradero.

La hipótesis de que se trata del mismo individuo es la que más peso tiene, aunque el extremo no está al cien por cien confirmado, añadieron las fuentes policiales. No obstante, el hecho de que los dos atracos se perpetraran con el mismo modus operando y la cercanía geográfica entre las dos sucursales -que permite salvar esa distancia incluso a pie- apuntan a esa posibilidad. Las cámaras de vigilancia de las dos oficinas bancarias tienen imágenes del momento del atraco y ayer agentes de la Ertzaintza mostraron la grabación a los trabajadores de ambas oficinas para tratar de confirmar con los testigos de que se trataba de la misma persona, como todo parece indicar.

Eskoriatza y Donostia

La Ertzaintza no cree que estos dos atracos guarden relación con el cometido a finales de enero en Eskoriatza, cuando un hombre asaltó a punta de pistola -se desconoce si era simulada o era un arma real- una sucursal del Banco Santander en Eskoriatza. Los hechos sucedieron a las 14.28 horas, en la sucursal situada en Santa Ana auzoa 21, en pleno centro del municipio. En ese momento, un hombre que se cubrió la cabeza con un gorro y ocultó su rostro con unas gafas de sol entró por la puerta. Las cámaras de seguridad de la entidad captaron su imagen, la misma que horas después difundía la Ertzaintza entre comerciantes de los alrededores para tratar de identificar al hombre. Exigió el dinero a la empleada que permanecía en el interior y huyó, sin que hasta hoy se haya dado con su paradero.

Las cámaras de vigilancia de las oficinas tienen imágenes del supuesto atracador

La Ertzaintza trabaja con la hipótesis principal de que se trata de la misma persona

A quien sí se consiguió detener es al autor de un atraco cometido el 7 de febrero en un estanco en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. Aquella tarde, a pocos minutos de echar el cierre a la tienda, un individuo irrumpió en el local a punta de pistola. Julen, el propietario, intentó evitar el suceso pero fue golpeado por el asaltante, que lo ató de pies y manos. Por suerte, vecinos y comerciantes se percataron de los hechos y lograron retener al autor.

También en Donostia, la dueña de un estanco en el barrio de Amara desarmó a una persona que pretendía robarle a punta de pistola, el pasado 24 de febrero. Itziar Vergara se encontraba junto con su hermana Marta y, sin dudarlo, fue directo a por él, aunque al final el individuo logró zafarse y huir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos