Maquinistas de Euskotren denuncian asaltos de grafiteros en Gipuzkoa

Convoyes de Euskotren totalmente 'decorados' en las cocheras situadas en Irun./
Convoyes de Euskotren totalmente 'decorados' en las cocheras situadas en Irun.

«Las amenazas, asaltos y pedradas de los grafiteros nos crean inseguridad», aseguran. Alertan también de la «impunidad» con la que se desenvuelven cuando obligan a detener los trenes cuando se aproximan a sus cocheras

IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

Inseguros. Así se sienten muchos de los maquinistas que Euskotren tiene en Gipuzkoa. El motivo es el aumento de la intensidad y de la peligrosidad de los asaltos que protagonizan los grafiteros que quieren plasmar sus dibujos, sus ilustraciones, en los trenes de Eusko Trenbideak. La cultura del grafiti que se puso de moda en el metro de Nueva York a finales de los sesenta llegó a nosotros hace décadas, pero lo que para algunos es arte para otros es gamberrismo y, en concreto, para entidades como Euskotren es un delito por el que se ha llevado a grafiteros a juicio.

El hecho de que ahora se haya dado la voz de alarma sobre esta cuestión es que los grupos que pintan los convoyes han perfeccionado sus asaltos hasta el punto de que están haciendo parar los trenes, algo novedoso hasta la fecha. Acceden a ellos haciendo uso de llaves muy específicas que «no deberían estar fuera del radar» de la compañía. Su objetivo final es ganar tiempo para poder pintar más y mejor los trenes. «Con la compra de las nuevas unidades, la manera de actuar de estos grupos organizados ha cambiado. Conocen al detalle los elementos de los convoyes que necesitan manipular para detenerlos durante más tiempo», reconoce José Antonio Sánchez, delegado de CC OO en Euskotren. La pericia de estos grupos ha aumentado en los últimos meses de tal manera que la preocupación ha llegado hasta la dirección de Euskotren.

Por este motivo, los responsables de Eusko Trenbideak - Ferrocarriles Vascos, S. A. enviaron una orden interna a sus trabajadores el pasado 21 de febrero en la que, con expresiones como «para minimizar el problema creado por los grafiteros y mejorar la sensación de seguridad», establecen que el personal de conducción «realizará acciones de vigilantes de seguridad», reproduce José Antonio Sánchez. El aumento de este tipo de asaltos y, sobre todo, «las órdenes» de la dirección de la empresa ha hecho que el sindicato CC OO haya denunciado ante la inspección de trabajo de Gipuzkoa esta situación. La petición que han recibido desde la dirección de Euskotren «es una medida incomprensible para nosotros. Lejos de afrontar el problema con más vigilancia, traslada la responsabilidad y la solución del problema a la persona que en ese momento conduce el tren. ¿Dónde se ha visto algo semejante?», se pregunta el delegado de CC OO en la empresa de ferrocarriles vasca.

«Entrar a trabajar a las 05.00 y ver a un grupo de grafiteros agazapados genera inquietud»

«Los maquinistas somos conductores, no debemos hacer de vigilantes de seguridad»

En opinión de Sánchez, «la impunidad con que estos grupos están actuando y la nefasta actuación de los responsables de Euskotren para poner medidas que reduzcan o eliminen estas situaciones, hace que la plantilla afectada acuda a sus puestos con la sensación constante de que está en riesgo su integridad. Todo esto, incrementa el estrés a niveles preocupantes, incidiendo directamente en la salud del colectivo».

Cocheras de Araso

Es en las cocheras que Euskotren tiene en el polígono de Araso de Irun dónde están más centralizados estos asaltos. Todos los maquinistas de la empresa consultados desean mantener su nombre en el anonimato, pero explican perfectamente cuál es el 'modus operandi' de la actuación de los grupos de grafiteros. «En Araso de 22.00 a 07.00 horas se produce el turno de maniobra. Es decir, los trenes fuera de servicio que llegan desde Hendaia a las cocheras tienen que hacer una maniobra para retirar el tren y colocarlo en posición de salida para la mañana siguiente. Y en ese proceso hace falta que el maquinista vaya de una cabina de un extremo del tren a la otra para aparcarlo, en total unos 70 metros de distancia. Y es en ese momento cuando han estado entrando. Los maquinistas disponemos de unas llaves especiales que los grafiteros han copiado. Entran, pulsan el botón de emergencia y paran el tren para ganar tiempo a la hora de pintar». Otra maquinista de la compañía reconoce que «en algún turno que me ha tocado entrar a trabajar a las 05.00 horas, he visto agazapados en las cocheras a grupos de 5-6 grafiteros, y la verdad es que genera inseguridad e inquietud. Es cierto que no ha habido agresiones físicas, pero sí amenazas».

Tras recibir la nota interna de la dirección de Euskotren, los maquinistas han dejado de realizar solos esta maniobra en Araso. «Se ha cambiado el procedimiento desde hace un tiempo. El tren antes de llegar a Araso hace una parada en un andén específico para los trabajadores y otro compañero se sube en el convoy para, de esa manera, hacer la maniobra en las cocheras entre dos y no tener uno que recorrer el tren de una cabina a otra», reconocen. En esta misma línea se expresa el representante sindical de CC OO. «Pedimos vigilantes de seguridad y que los maquinistas no tengan que hacer ese trabajo. Parece que los han puesto para ahuyentar a los grafiteros. Y no nos parece correcto. Somos conductores de tren y no estamos para realizar otras labores. Que los responsables de Euskotren busquen otras fórmulas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos