«Los alumnos van desmotivados a pruebas como PISA porque no les aportan nada»

El profesor Pello Urkidi, ante la facultad de Pedagogía en el campus de Gipuzkoa. /USOZ
El profesor Pello Urkidi, ante la facultad de Pedagogía en el campus de Gipuzkoa. / USOZ
Pello Urkidi, exdirector de la Escuela de Magisterio de Donostia

El profesor de Didácticaentiende que es imprescindibleimplicar a los docentesen los planes para mejorar la educación vasca

TERESA FLAÑO

Durante ocho años, hasta el pasado febrero, Pello Urkidi fue director de la Escuela de Magisterio de Donostia y ahora ejerce de profesor de Didáctica. Considera que las evaluaciones diagnósticas son necesarias para conocer el estado de la educación en el País Vasco y saber dónde incidir para su mejora, pero que deben realizarse con racionalidad y motivando a los alumnos y a los centros para los que reclama más autonomía.

- La pregunta es obvia cuando se trata el tema de los resultados del informe PISA en Euskadi. ¿Por qué se ha llegado a esta situación?

- Si supiéramos como contestar a esa pregunta... Este informe, sin negar el valor que puede tener, hay que tomarlo con cierta precaución. Es bueno tener una evaluación porque así se sabe dónde hay que incidir para mejorar, pero tiene carencias como que no mide todo lo que se hace en la escuela, y lo que evalúa está totalmente contextualizado. Si plantean pruebas que igual no están relacionadas con el currículum que se está desarrollando es lógico que no se alcance una alta puntuación. Además se suele confundir lo que es una evaluación con la calificación. Hay que valorar los procesos y PISA no te dice nada sobre ellos. Hay que tomarlo como algo complementario, pero lo fundamental es desarrollar una cultura de evaluación exterior.

- ¿En qué sentido?

- Es bueno tener evaluaciones diagnósticas, pero en su justa medida. Hasta ahora se han mirado con recelo. Además, la propuesta de la Lomce de evaluación estaba siendo muy criticada con razón porque era muy homogeneizada, sin contextualizar el ámbito autonómico. En algunas investigaciones se está viendo que el alumnado está desmotivado ante estas pruebas. Para muchos es un examen más, porque están proliferando, que encima no le va a aportar nada para la nota. Hay que racionalizar tanta prueba, no podemos estar llevando a los chavales a examinarse cada dos por tres.

- ¿Pero por qué una caída tan importante desde el informe anterior realizado cinco años antes?

- Es algo que no nos explicamos. Acaba de salir el informe PIRLS sobre comprensión lectora, que también se ha suspendido, y tampoco se entiende porque, al menos en Gipuzkoa, se están realizando programas de lectura desde hace tiempo, aunque habría que cuidar más el tema de las bibliotecas escolares, que se abandonó un poco por la crisis.

- En bastantes casos el euskera no es la lengua materna de los alumnos. ¿Tener que estudiar asignaturas en euskera puede influir?

- No soy un experto, pero diría que no. Al revés, se dice que en los sistemas bilingües se saca mejores resultados. Igual el proceso de ajuste hay que hacerlo porque empiezan a ser trilingües.

- ¿La solución está en aumentar las horas en las competencias suspendidas?

- No lo creo. Hay que buscar el cambio de otra manera, por ejemplo en las metodologías y también en saber cómo integrar toda la información que reciben a través de internet que responde más a sus intereses. El reto está en que el profesor sepa encajar las metodologías activas en las competencias de los currículum. Pero tenemos que tener presente que los cambios no se producen de un día para otro. También se dice que en algunas comunidades se preparan expresamente para las pruebas de PISA, cosa que aquí no se ha hecho. Además, el tratamiento que se está dando aquí a las pruebas diagnósticas con las confidencialidad es ejemplar y, según los resultados, a los centros se les ofrece planes de mejora a través de los berritzegunes y la Inspección.

- ¿Y qué papel, para bien o para mal, tiene el profesor ?

- Influye mucho en la calidad, pero es un error esa lectura que se ha dado de que los malos resultados son culpa del docente. Tiene su responsabilidad. Hay que implicarlo en los planes de mejora, motivarlo porque es el que los lleva al aula, lo mismo que a los centros escolares.

- ¿Las escuelas deben tener más autonomía?

- Sí. Por ejemplo los centros concertados tienen más que los públicos. En las escuelas es donde se palpan los cambios del entorno y deben tener margen para contextualizar su proyecto educativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos