El «alto volumen» de alegaciones retrasa la aprobación de la ordenanza de pisos turísticos

Una familia se dirige hacia el alojamiento reservado para pasar unos días en Donostia. /SARA SANTOS
Una familia se dirige hacia el alojamiento reservado para pasar unos días en Donostia. / SARA SANTOS

DV SAN SEBASTIÁN.

La aprobación definitiva de la nueva ordenanza que a partir de este año regulará las viviendas destinadas a uso turístico deberá esperar al Pleno del mes de febrero, en lugar de recibir la luz verde del gobierno municipal en enero, como estaba previsto. El motivo del retraso, según indicó el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, en rueda de prensa es el «alto volumen» de alegaciones presentadas.

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento deberán ahora dar una respuesta a las 130 correcciones presentadas por colectivos muy diversos. De hecho, ahí es donde reside otra de las dificultades. «Muchos» agentes han presentado alegaciones «en sentidos diametralmente opuestos», lo que supone que «el volumen de trabajo que requiere analizar todas esas alegaciones y contestarlas, que es obligación de este Ayuntamiento, exigen llevarlo a ese pleno de febrero», señaló.

En esa línea, el regidor donostiarra precisó que uno de los agentes «más activos» a la hora de presentar alegaciones ha sido la asociación de pisos turísticos Aparture, con 19 alegaciones, «ligado al carácter limitativo» de la norma. En el lado opuesto, la plataforma Stop Desahucios, «desde un punto de vista limitativo absoluto», apuntó. Los servicios jurídicos analizarán y darán respuesta, a las alegaciones, tanto para rechazarlas como para aceptarlas. El informe con las propuestas viables pasará a la Junta de Gobierno y se volverá a plantear un plazo de enmiendas por parte de los grupos municipales antes de elevar la ordenanza a la sesión plenaria de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos