La alerta naranja se mantiene hasta este mediodía

La nieve ha cubierto la playa de La Concha a primera hora de la mañana. /USOZ
La nieve ha cubierto la playa de La Concha a primera hora de la mañana. / USOZ

La nieve seguirá presente, junto a intensos chubascos, en muchos rincones de Gipuzkoa debido al frío que aún persistirá este domingo. La alerta naranja por nieve ya se ha desactivado, pero se mantiene el aviso amarillo por temperaturas mínimas y heladas hasta las diez de la mañana

SONIA ARRIETA

Lo peor del temporal de frío y lluvia parece que ha pasado en Gipuzkoa. A las 15.30 ha finalizado la alerta naranja por nieve, pero sigue activo activo el aviso amarillo hasta las 24 horas de este sábado por nieve mientras que desde esa hora hasta las diez de la mañana del domingo se activa otro aviso amarillo por el riesgo de heladas, esta noche tanto en el interior del territorio como en la costa. Se prevén para esta madrugada temperaturas de hasta -2 grados en la costa y -6 en el interior.

Los chubascos están teniendo continuidad y están siendo frecuentes y abundantes a lo largo del día, especialmente en la vertiente cantábrica. La nieve ha hecho acto de presencia a nivel del mar, en localidades como San Sebastián o Errenteria.

El temporal también se ha dejado sentir a lo largo de toda la noche. Sobre las 21.30 horas del viernes un rayo impactó en el campanario de la iglesia de Zestoa, lo que ocasionó importantes daños en el tejado, la cúpula, y la sacristía del templo, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

Hasta el lugar se desplazaron efectivos del cuerpo de Bomberos y de la Ertzaintza, ya que numerosas piedras cayeron tanto al interior del templo como en las inmediaciones, por lo que fue necesario acordonar la zona. El impacto del rayo provocó un gran estruendo que se escuchó en todo el pueblo y provocó la alarma entre los vecinos..

Pese a que los daños materiales fueron notables, no se produjeron heridos, cuestión que el alcalde del municipio, Josetxo Mendizabal, ha atribuido este sábado a la suerte, ya que "es una zona muy concurrida". Los bloques de piedra caídos han causado importantes daños en el coro, el órgano y la sacristía, en que se llegó a prender fuego debido a un incendio en el cuadro eléctrico.

En las carreteras, la situación ha mejorado notablemente respecto a la jornada de ayer. La red principal del País Vasco está abierta al tráfico a las cuatro de la tarde, mientras que en la red secundaria hay ocho puertos cerrados por nieve y otros dos en los que son necesarios las cadenas, según la información del departamento vasco de Seguridad.

En la red principal, se recomienda circular con precaución en la AP-68 en el puerto de Altube, en la N-1 por los puertos guipuzcoanos de Etxegarate y Gaintxurizketa y en la n-240 en el alto vizcaíno de Barazar. De la red secundaria no se permite la circulación rodada por presencia de nieve en los puertos alaveses de Herrera, Opakua, Orduña y Zaldiaran y en los guipuzcoanos de Elosua, Otsaurte y Lizarrusti. También están cerrados los tramos alaveses Langraitz-Nanclares de la A-2622 y el Berganzo-Peñacerrada de la A-3126.

Así mismo, es necesario usar cadenas para transitar por el puerto alavés de Bernedo y por el guipuzcoano de Pagatza (Elgeta).

En Deba, concretamente en la .N-634, esta tarde se ha producido la salida de calzada de un turismo. Una persona ha resultado herida y trasladada al Hospital de Mendaro. En arrona se ha producido otro accidente de un vehículo, con su ocupante resctado por los bomberos.

La cota de nieve seguirá este sábado baja, sobre los 200-400 metros de altitud. Sin embargo, a lo largo de la segunda mitad del día las precipitaciones irán remitiendo de este a oeste. El viento soplará del norte, todavía con fuerza en zonas expuestas y las temperaturas no cambiarán. Volverá a helar en puntos del interior, y en zonas de montaña serán moderadas, según Euskalmet. También hay riesgo en la costa guipuzcoana.

Mañana se prevé que mejore la situación, aunque la temperaturas serán muy bajas. La nubosidad estará «algo rota», afirman desde la agencia vasca, sobre todo en el este. La previsión de Euskalmet es que habrá heladas a primeras horas y posibles precipitaciones por la tarde. De madrugada disminuirá la nubosidad, sobre todo por el sur y el este del territorio, donde se producirán heladas a primeras horas, además, todavía durante buena parte de la mañana alternarán los claros con las nubes en esos sitios. Pero al mediodía el viento se irá fijando del norte y llegará nubosidad, que dejará los cielos prácticamente cubiertos por la mitad norte, produciéndose precipitaciones en la vertiente cantábrica especialmente. Las temperaturas máximas podrían subir ligeramente. Cota de nieve por la tarde en torno a 1000 metros.

Para los primeros días de la semana que viene, apenas se esperan precipitaciones, aunque los cielos aún pueden permanecer cubiertos. En Álava, sin embargo, se abrirán claros y verán el sol. Según Euskalmet, el lunes todavía tendremos muchas nubes, sobre todo durante la primera mitad del día y en la vertiente cantábrica, donde podría llover débilmente. A partir del mediodía la nubosidad irá rompiéndose por el sur. Las temperaturas se recuperarán un par de grados, con el viento soplando flojo del norte.

En el resto del Estado, el fin de semana estará marcado por la cota de nieve a partir de 500 a 700 metros en la mitad norte. Las temperaturas descenderán y se esperan valores muy bajos, sobre todo en las mínimas, y habrá heladas generalizadas en el interior peninsular así como en Mallorca y serán fuertes en Pirineos.

Más

Más noticias

    Contenido Patrocinado

    Fotos

    Vídeos