Alcer-Gipuzkoa solicita mayor apoyo institucional

María Teresa Rodríguez, Koro Aldaz y Maite Peña. / P. MARTÍNEZ
María Teresa Rodríguez, Koro Aldaz y Maite Peña. / P. MARTÍNEZ

T. F. SAN SEBASTIÁN.

Al encuentro de ayer en la sede de Alcer-Gipuzkoa, en Donostia, estaban invitados, además de los trasplantados, enfermeras, médicos y la diputada social de Políticas Sociales, Maite Peña. La presidenta de la asociación de enfermos renales, Koro Aldaz, recordó a los asistentes la labor que desempeñan desde que surgió como respuesta a la necesidad de prestarse ayuda entre los pacientes sometidos a hemodiálisis, en una época en la que el tratamiento estaba limitado a un número muy reducido de pacientes y la posibilidad de recibir un trasplante era muy escasa. Ese apoyo, con el tiempo, se ha trasladado también a los familiares de los enfermos, el año pasado fueron 1.085 personas, y a gestionar el registro de donantes de órganos.

Ante esta carga de trabajo, Aldaz reclamó a las instituciones mayor apoyo. «Esperamos que esta reunión sirva para que se vea que no es una asociación que solo compete a los donantes sino también a los pacientes», comentó, al tiempo que recordó que el remanente económico que han tenido hasta ahora para hacer frente a los gastos que conlleva su labor, que procedía principalmente de alguna herencia y de la venta de lotería -que hace dos años se dejó de hacer por las complicaciones que conllevaba-, «se está acabando». Por ello, solicitó a Peña que la Diputación realice una apuesta por la asociación y aumente la cantidad de 108.000 euros que anualmente destina a Alcer.

La responsable de Políticas Sociales destacó la labor de voluntariado y solidaridad que desempeñan, además de reconocer que «para la Diputación es importante colaborar con Alcer», pero también recordó que en la sociedad guipuzcoana hay muchas necesidades a cubrir con los presupuestos de su departamento, aunque comentó que «vamos a trabajar para intentar mejorar la ayuda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos