Los agraciados de Eibar son clientes habituales abonados al mismo décimo desde hace años

'El Niño’ pellizca Gipuzkoa con más de 825.000 euros entre Eibar y Anoeta

Maite Jaka, lotera de Eibar, repartió 750.000 euros./Michelena
Maite Jaka, lotera de Eibar, repartió 750.000 euros. / Michelena
AIENDE S. JIMÉNEZ

Después de que una vez más la lotería de Navidad fuera rácana con Gipuzkoa, ‘El Niño’ ha querido ser algo más generoso con los vecinos del territorio, dejando un goloso pellizco de más de 825.000 euros repartidos entre Eibar y Anoeta. Entre ambas localidades se vendieron once décimos del 18842, correspondiente al segundo premio del sorteo del Día de Reyes. A cada comprador le han tocado 75.000 euros.

El municipio armero fue el más beneficiado por el sorteo. La administración de lotería número 2 de la calle Errebal que regenta Maite Jaka vendió una serie del segundo premio, repartiendo un total de 750.000 euros entre diez décimos. La noticia pilló a la lotera eibarresa en San Sebastián. «Me he enterado cuando he entrado en Facebook y luego me han llamado desde la delegación para contarme que había vendido el segundo premio», relataba Jaka, quien estaba «muy contenta», ya que se trata de un número al que están abonados desde hace años varios clientes. «Menos alguno que vendí en ventanilla, el resto son para gente que siempre juega al mismo décimo, así que los conozco bien», afirmaba. «Da mucha alegría repartir dinero entre clientes de toda la vida», reconocía la eibarresa, que admitía que lamentablemente ella no había comprado el número premiado. «¡Hay tantos! Es muy difícil acertar».

Maite Jaka regenta su administración de lotería desde hace 30 años, que antes perteneció a su abuela. No es la primera vez que reparte dinero en ‘El Niño’. En el año 2006 ya dio un quinto premio al número 59236 que dejaba 50.000 euros, apenas una hoja de diez décimos con un premio de 5.000 euros para cada uno de ellos, informa Alberto Echaluce. No obstante, la lotera espera que este premio sirva para que su administración recupere la buena suerte que tuvo hace unos años. «Tuvimos una temporada en la que repartía unos ocho grandes premios cada año. A ver si cogemos carrerilla y volvemos a tener una buena temporada», comentaba ayer.

Lo cierto es que Jaka ha repartido muchos premios de la Lotería Primitiva, La Quiniela o Euromillones, lo que le ha llevado a contar con un gran aprecio entre los clientes eibarreses y de otros municipios vascos que no cesan en confiar en sus boletos y loterías. «Un día de San Fermín de hace muchos años tuvimos un premio grandísimo, con todos los números, pero era un número tan feo que nadie lo quiso», comentaba Jaka.

Al ser día festivo, la administración permanecía ayer cerrada. No obstante, el tema de conversación más recurrente entre los vecinos era inevitablemente el premio caído en la localidad armera. Muchos se sorprendían al conocer la noticia y se felicitaban de que al menos algo hubiese quedado en la ciudad. «No es mucho, pero es un buen pellizco. Y ya que toca, mejor que toque aquí y que la gente tenga dinero para gastar», comentaba una clienta que pasaba cerca de la administración.

Un tiquet de máquina

El último décimo agraciado con el segundo premio y 75.000 euros se vendió en el estanco ‘Moxtone 1900’ de Anoeta, que solo lleva dos años vendiendo lotería, informa A. Núñez. A Arantxa Otaegi Begiristain, la dueña del establecimiento, todos le felicitaban ayer. «A mí no me ha tocado, no sé quién lo compró, igual ni se ha enterado todavía», decía mientras brindaba con cava. Arantxa y su marido Víctor Méndez se enteraron gracias al grupo de WhatsApp entre amigos de que habían repartido el premio. «Al principio no me lo creía y he contestado ‘sí, ya tengo hechas las maletas para irme de viaje’».

«Al llegar a casa es cuando me han llamado de la delegación para confirmármelo. Hasta entonces no me lo creía. Cuando hemos llegado al pueblo incluso he pensado que me habían entrado a robar cuando he visto que había gente fuera de la tienda», contaba Arantxa. El número lo sacó de la máquina, «me alegro también por eso, porque algunos me dicen que si no tengo décimo no quieren. Así la gente conoce que el tiquet de la máquina vale igual».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos