El aeropuerto de Hondarribia garantiza su operatividad al finalizar las obras de la pista

El ranurado del pavimento de la pista se ha llevado a cabo en toda la superficie./F. DE LA HERA
El ranurado del pavimento de la pista se ha llevado a cabo en toda la superficie. / F. DE LA HERA

El ranurado asegura una mayor capacidad de frenado al Airbus de Vueling, que podrá seguir operando en su ruta con Barcelona

I. VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

Las obras del ranurado de la pista de Hondarribia, que garantizan la actual operatividad del aeródromo, han finalizado apenas dos meses después de que comenzaran. Según señalaron fuentes de Aena a este periódico, solo faltan por terminar algunos pequeños detalles, pero la mayor parte ya se ha culminado. De esta manera, los Airbus A-319 de Vueling podrán volver a operar en la terminal guipuzcoana, después de que sus dimensiones hayan sido recortadas para ajustarse a los parámetros de seguridad que exigía la UE. El certificado de seguridad llegó a mediados de mes.

Los trabajos que se han realizado sobre la pista han incluido el ranurado transversal de la capa de rodadura a toda la longitud de la pista pavimentada -incluso los nuevos márgenes de seguridad exigidos por Europa- y en toda su anchura de unos 45 metros. Así, se consigue una mejor capacidad de fricción y frenado en caso de que el pavimento esté mojado. Además, se ha repuesto la señalización horizontal correspondiente al estado de partida de las obras.

La cifra

1.454 metros de longitud
es la actual medida con la que cuenta el aeropuerto de Hondarribia después de que haya sido recortada para ajustarse a los parámetros de seguridad que exigía la Unión Europea (UE). Para que Vueling siga operando su ruta con Barcelona se ha tenido que ranurar la pista.

De esta manera, la operatividad actual se mantiene, aunque no sin incertidumbres. Las instituciones vascas representadas en Ortzibia defienden que el recorte de la pista no afectará a la continuidad de los vuelos a Madrid y Barcelona, ni cierra la posibilidad a que en el futuro haya nuevas líneas con compañías que se ajusten a esos parámetros. Pero hay voces, de algunos responsables políticos, de los trabajadores o de asociaciones en defensa del aeropuerto, que no están tan convencidos y reclaman su ampliación

Las mejoras «en la seguridad operacional y el cumplimiento de los estándares técnicos internacionales» logradas con el recorte de la pista y la adecuación de toda la señalética y balización, obligaron en agosto a Vueling a dejar de operar con sus Airbus 319 y a pedir a Aena que realizara un trabajo extra para ranurar la pista y poder maniobrar con sus aviones la conexión con Barcelona. Así, a partir de enero, Vueling dejará de utilizar los aviones ATR de Air Nostrum, más pequeños y con los que ha tenido que incrementar el número de conexiones diarias.

Las incidencias y los trabajos que se han llevado a cabo en el aeropuerto de Hondarribia, no obstante, no han tenido impacto en el tráfico de viajeros del aeródromo, que se ha incrementado un 6,3% hasta noviembre, con un total de 263.000 viajeros. 2017 se cerrará con el mejor dato de pasajeros de los últimos años.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos