Condenado en Donostia a dos años por abusar de su sobrina mientras le contaba cuentos

Condenado en Donostia a dos años por abusar de su sobrina mientras le contaba cuentos

El acusado ha reconocido los hechos y no podrá acercarse a su sobrina ni comunicarse con ella durante siete años

DV

Un hombre, acusado de aprovechar los momentos en los que acudía a contar cuentos por las noches a su sobrina para besarla introduciéndole la lengua en la boca, cuando la niña tenía entre cuatro y seis años, se ha conformado hoy con una pena de dos años de cárcel.

Según han informado fuentes del caso, el procesado, que iba a ser juzgado hoy en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, ha reconocido los hechos y ha admitido la pena de dos años de reclusión que ha demandado la Fiscalía. Además, el hombre no podrá acercarse a su sobrina ni comunicarse con ella durante un período de siete años.

Tras la conformidad, el tribunal ha acordado la suspensión de la condena con la condición de que el inculpado no vuelva a delinquir en los próximos cuatro años.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, los hechos sucedieron en el domicilio de los abuelos maternos de la niña, donde también residía el acusado, que en la actualidad tiene 25 años, y al que de forma intermitente acudía la niña cuando su guarda y custodia quedaba en manos de su madre, quien mantiene un régimen de tutela compartida por semanas con el padre de la menor.

El documento de la Fiscalía precisa que, en este contexto, desde que la pequeña tenía cuatro años hasta que cumplió seis, el procesado, con el fin de «satisfacer su apetito sexual», aprovechaba los momentos en los que por las noches iba a leer un cuento a la menor para dar besos a la niña «introduciendo su lengua» en la boca de su sobrina.

Tras conocerse estos hechos, el 11 de febrero de 2017, un juzgado de Irun dictó un auto de adopción de medidas cautelares que impidió al encausado aproximarse a menos de 200 metros de la niña, de su domicilio, de su lugar de estudios o de cualquier otro lugar en el que se encontrara la menor. Además, esta orden le impidió comunicarse con su víctima «por cualquier medio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos