El acusado de matar a la guipuzcoana Sofía Tato invocará la legítima defensa

Varias personas asisten al levantamiento del cadáver de Sofía Tato, asesinada el 24 de agosto en Arroyo de la Luz (Cáceres). /
Varias personas asisten al levantamiento del cadáver de Sofía Tato, asesinada el 24 de agosto en Arroyo de la Luz (Cáceres).

El marido de la fallecida cambia de abogado. En la instrucción del caso ya han declarado los padres de Santiago Cámara y de la víctima, así como las dos hijas del matrimonio

J. J. GONZÁLEZCáceres

Mientras sigue su curso la instrucción judicial del caso del crimen de la localidad cacereña de Arroyo de la Luz, en el que fue asesinada la guipuzcoana Sofía Tato, de 42 años y natural de Villabona, el acusado de su muerte, su marido, cuenta con nuevo abogado defensor, Emilio Cortés, que se ha hecho cargo de su asistencia jurídica esta semana y ya ha anunciado que tiene previsto invocar la legítima defensa y así intentará probarlo en el juicio.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6, que es el encargado en Cáceres de ocuparse de los casos de violencia de género, ha tomado declaraciones a los familiares del presunto homicida, Santiago Cámara, y de la víctima, su mujer, Sofía Tato. Los padres de ella declararon la pasada semana y esta lo han hecho los de él. Asimismo, el juzgado ha tomado también declaración a las dos hijas del matrimonio, de 8 y 11 años de edad, mediante grabación, con la máxima protección para las niñas al ser menores de edad.

De la situación del hombre acusado de haber matado a su mujer cabe señalar que el lunes se produjo un cambio en su representación jurídica. Deja la defensa la abogada que le había asistido desde el primer momento, Ana Iglesias Ávila, al haber requerido los servicios del letrado Emilio Cortés, quien desde el 4 de septiembre es su abogado defensor. En declaraciones al diario extremeño HOY explicó que invocará la legítima defensa de su representado y que así lo intentará probar en el juicio que se celebre cuando finalice la instrucción del caso. Emilio Cortés es un prestigioso penalista, entre cuyos casos más señalados en la provincia de Cáceres cabe señalar el de Rosa Durán, la mujer acusada de matar a su marido en Logrosán en 2011, condenada en 2014 por un tribunal de jurado y al final absuelta por el Tribunal Supremo en 2016.

En prisión

Santiago Cámara se encuentra en prisión desde el 30 de agosto, tras haber recibido el alta médica en el Hospital San Pedro de Alcántara, donde estuvo ingresado casi una semana por las heridas que presentaba cuando fue detenido el día 24 de agosto acusado de haber matado a su esposa, Sofía Tato, en el domicilio del matrimonio, en Arroyo de la Luz. Ese día, sobre las 7.30 de la mañana, los agentes de la Guardia Civil que acudieron a la casa tras ser alertados por los vecinos, se encontraron a la mujer muerta y a él herido, con una puñalada en el pecho y varios pequeños cortes en otras partes del cuerpo, por lo que fue trasladado al hospital.

En el propio centro sanitario le fue tomada declaración el día 26 de agosto, sábado, por parte del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3, quien acto seguido decretó prisión incondicional para el detenido. Además de decretar su prisión, el juez también resolvió una «orden de apertura de expediente para que la Junta de Extremadura se haga cargo de las niñas».

Sin embargo su traslado efectivo hasta la cárcel no se produjo hasta el día 30 de agosto, cuando se recuperó de las heridas y los médicos le dieron el alta. El auto de prisión fue recurrido por la primera abogada de Santiago Cámara, Ana Iglesias Ávila.

En su declaración ante el juez el día 26 de agosto, el acusado argumentó que fue su mujer quien le atacó a él primero con un cuchillo mientras estaba dormido. Según su versión, se produjo un forcejeo, que acabó con la muerte de su esposa a causa de una puñalada que le propinó en el pecho. En la disputa se utilizó una sola arma, un cuchillo de cocina con el filo desgastado, similar a los que se utilizan en las monterías.

No hay denuncias previas de malos tratos, aunque existía un problema de fondo, de carácter económico, al parecer, sobre un depósito bancario de la pareja, cuyos fondos habían desaparecido y Sofía Tato era la que gestionaba este dinero y habría hecho extracciones en metálico.

Temas

Sucesos

Fotos

Vídeos