Cae a la mitad en Gipuzkoa la cifra de accidentes de tráfico con jóvenes implicados

Un automóvil empotrado contra la parte trasera de un camión, en la A-15, a la altura de Villabona./LOBO ALTUNAGráfico
Un automóvil empotrado contra la parte trasera de un camión, en la A-15, a la altura de Villabona. / LOBO ALTUNA

En 2016 se registraron 1.003 heridos menores de veinticuatro años en Gipuzkoa. Un 17% de los jóvenes está a favor de reducir la tasa permitida de alcoholemia y un 57% aboga por implantar la 'tasa cero'

IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

Detrás de cada accidente de tráfico hay una historia cruel. Sueños y vidas que se ven truncados por un despiste o por una mala decisión. El relato se vuelve aún más dramático si los tristes protagonistas son jóvenes con toda la vida aún por delante. El último ejemplo lo podemos encontrar el pasado fin de semana, cuando dos jóvenes franceses fallecieron en un accidente en la N-121-A a la altura de Behobia. O el del hondarribiarra Xabier Garmendia que perdió la vida a comienzos de semana en otro siniestro de tráfico ocurrido en el estado mexicano de Baja California.

Al igual que a ellos, la desgracia también ha cogido por sorpresa a muchos jóvenes en las carreteras. A pesar de las campañas de concienciación y las cada vez más severas multas, para los responsables de la seguridad vial las cifras de accidentes en los que los menores de 30 años se ven implicados aún son «alarmantes». No obstante, la fotografía de esta última década ha dado un giro sustancial en Gipuzkoa. Se ha registrado la mitad de siniestros con personas implicadas que tenían entre 0 y 24 años de edad. Pero los focos de la Dirección General de Tráfico (DGT) siguen puestos en reducir estos números. Para ello, en más de una ocasión ha deslizado la posibilidad de implantar la tasa cero al volante para los conductores noveles y profesionales.

Cifras

2.848
jóvenes de entre 0 y 24 años se vieron implicados en accidentes en las carreteras guipuzcoanas el año 2003.
6.875
siniestros con jóvenes se produjeron en 2003 Euskadi, el año pasado esa cifra descendió hasta los 2.463.

1.003 jóvenes de entre 0 y 24 años se vieron implicados en accidentes en las carreteras guipuzcoanas el año pasado, según los datos aportados por la Ertzaintza. Se trata de un número notablemente más bajo si se observan las cifras de 2003, cuando 2.848 jóvenes estuvieron involucrados en algún tipo de siniestro. Desde esa fecha, el número ha ido descendiendo paulatinamente. Seguramente, espoleado por las campañas de concienciación que han puesto en marcha desde la DGT o el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

El año 2009 se consiguió bajar de la barrera de los 2.000 implicados en accidentes de tráfico cuando en Gipuzkoa 1.922 jóvenes sufrieron algún tipo de percance con el vehículo. Eso sí, la cifra más baja se registró en 2005 cuando fueron 889 las personas entre 0 y 24 años las que tuvieron algún percance. A pesar de este pico descendente, por primera vez en catorce años, el pasado ejercicio registró un aumento en los siniestros. Frenando en seco la tendencia a la baja y alertando a las autoridades competentes.

En el conjunto de Euskadi, los últimos años también se ha conseguido ir reduciendo la tasa de siniestros de manera paulatina. De los 6.875 siniestros con jóvenes que se produjeron en 2003 se ha descendido a los 2.463 del año pasado. La misma tendencia siguen tanto en Bizkaia como en Álava. En las carreteras vizcaínas, hace catorce años, se contabilizaron 3.306 siniestros con jóvenes implicados, mientras que el año pasado la cifra cayó hasta 1.092. Más de la mitad. En Álava por su parte ha descendido de los 721 a los 368.

Esta tendencia a la baja también se refleja en la mayoría de carreteras del Estado. Los conductores jóvenes, de entre 16 y 29 años, constituyen el grupo de edad que ha experimentado una mayor reducción en el número de fallecidos por siniestralidad vial de los últimos diez años, con una tasa de descenso de un 75%, cuando la media general en España se sitúa en un 56%, según un informe publicado por la Fundación Mapfre sobre 'Jóvenes y Seguridad Vial'.

En Gipuzkoa, el número de fallecidos también ha experimentado una notable caída. Lejos han quedado los 16 fallecidos de entre 0 y 24 años que se contabilizaron en 2003. Desde entonces las cifras han ido descendiendo de manera paulatina, con alguna excepción, hasta situarse en los dos muertos del año pasado. En 2014, por ejemplo, se consiguió rebajar el número hasta un único fallecido.

El informe 'Jóvenes y Seguridad Vial' revela que en 2006 los fallecidos entre 15 y 34 años representaban un 41% del total (1.700 víctimas mortales en esa franja de edad, mientras que diez años después ese porcentaje ha descendido el 23% (421 fallecidos). Entre las causas de esta reducción se encuentran, la educación, la seguridad de los coches nuevos, las medidas puestas en marcha en los últimos años y una mayor percepción de los riesgos, señala el informe elaborado por Mapfre.

Los viernes, sábados y domingos suelen ser los momentos más críticos para los conductores jóvenes, ya que muchos de ellos unen alcohol y el coche. Una combinación que en muchas ocasiones tiñe de luto las carreteras. El estudio pone de manifiesto que durante el año pasado un 50% de los jóvenes perdieron la vida durante la noche del fin de semana, y tres de cada cuatro fallecidos fueron hombres.

Los riesgos

El informe, que se complementa con una encuesta realizada a cerca de 2.000 jóvenes de entre 18 y 29 años con el objetivo de analizar de forma detallada y cuantificable lo que piensa y percibe este grupo de edad acerca de los riesgos asociados a la conducción, revela que la mayoría cree que entre los más frecuentes se encuentran el consumo de alcohol (92%), drogas (87%), así como superar la velocidad permitida (85%), el cansancio (74%) y hablar por el móvil (70%).

Los datos muestran que los jóvenes están concienciados en intentar rebajar el número de fallecidos en carretera. Por ello, se muestran favorables a incluir dispositivos tecnológicos como el 'alcolock' (92%) y cajas negras (90%) en los automóviles, o sistemas inteligentes limitadores de velocidad (74%) como medidas preventivas y de seguridad en carretera.

Pero además, los más jóvenes también son partidarios de endurecer las penas a quien infrinja la ley. Así, están de acuerdo en aumentar las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol (92%), por utilizar el móvil al volante (86%), no abrocharse el cinturón o no utilizar sillas infantiles (84%), así como por no cumplir con las señales de velocidad (81%).

La encuesta realizada por Mapfre también muestra la mayor concienciación de los jóvenes con la tasa cero de alcohol al volante. Tanto es así, que un 17% está a favor de reducir la tasa permitida de alcoholemia en la conducción, y un 57% aboga por implantar la 'tasa cero'. Una circunstancia que los responsables de la encuesta califican de «sorprendente» y «a tener en cuenta».

Con respecto a las estrategias de prevención, los jóvenes apoyan, en un 74% aumentar los controles, tanto de alcohol y drogas, pero también piden que haya más información y mejor, y apuestan por la Educación. «Esto demuestra un grado de madurez de los jóvenes que incluso en otros grupos de edad, no están tan claros», concluye la encuesta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos