Absuelto un acusado de violar a una menor tutelada en un centro psiquiátrico de Donostia

La Audiencia considera que la declaración de la joven «resulta insuficiente» para debilitar el principio de presunción de inocencia

J. P. SAN SEBASTIÁN.

La Audiencia de Gipuzkoa ha absuelto a un hombre que fue juzgado en mayo del mayo del año pasado bajo la imputación de violar a una joven que, al igual que el acusado, permanecía ingresada en el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios de Donostia. El tribunal sostiene que no ha quedado acreditado que el investigado utilizase la fuerza ni amenazase a la mujer «a fin de conseguir las relaciones sexuales que mantuvieron la noche de los hechos».

Este caso se remonta al 4 de junio de 2013. El escenario en el que sucedieron los hechos fue el Hospital San Juan de Dios de Donostia, donde la joven, entonces una menor de 17 años tutelada por la Diputación, permanecía ingresada en este centro psiquiátrico debido a los «trastornos de conducta e inestabilidad emocional» que presentaba. En la misma instalación se encontraba el acusado, de 47 años, con una patología depresiva y problemas derivados de su adicción alcohólica.

De acuerdo a la denuncia que la víctima interpuso, el acusado accedió poco antes de las diez de la noche a su habitación, donde mediante el empleo de «violencia de intimidación», la agredió sexualmente. La víctima detalló que el procesado amenazó con matarla si gritaba.

La acusación particular que ejerce la mujer imputó al acusado un delito de agresión sexual, por el que reclamó 15 años de prisión. Asimismo, solicitó que el centro indemnizase a la víctima con 45.000 euros, al considerar que el personal sanitario no observó la «diligencia debida», tanto en la protección que requería la menor así ni tampoco evitó el presunto ataque.

La acusación particular fue la única parte que formuló una imputación. La Fiscalía no lo hizo. Estimó que la relación sexual entre ambos fue de mutuo acuerdo. Lo mismo opinaron el abogado de la defensa y el letrado que defendió l hospital.

La Sección Primera de la Audiencia considera que la sola declaración de la joven «resulta insuficiente para enervar la presunción de inocencia que ampara acusado». Añade el tribunal que la testifical de la mujer ni fue «persistente, ni resultó avalada por el resto de las pruebas practicadas en la causa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos