4.400 particulares cuentan con cámaras de seguridad en viviendas o garajes en Gipuzkoa

Un hombre entra en el portal de la calle Amezketa de San Sebastián que está vigilado por las cámaras de seguridad./MICHELENA
Un hombre entra en el portal de la calle Amezketa de San Sebastián que está vigilado por las cámaras de seguridad. / MICHELENA

En cuatro años se han duplicado las instalaciones, según la Agencia de Protección de Datos. Cuando se trata de una comunidad de vecinos es necesario que todos los propietarios estén conformes con la adquisición del sistema

IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

La seguridad de la vivienda o del garaje es uno de los aspectos más relevantes cuando uno va a adquirir una propiedad. No es un dato baladí tener la certeza de que la casa se encuentra en una zona segura o que hay que estar pendiente, por ejemplo, de los amigos de lo ajeno. Para atajar estos problemas de raíz y vivir con tranquilidad, cada vez más particulares optan por colocar cámaras de seguridad en los portales de sus viviendas o en los lugares en los que guardan sus pertenencias. Los datos corroboran que en los últimos años estos sistemas de protección se han duplicado. Al cierre de 2017, 4.394 guipuzcoanos habían optado por grabar cada movimiento que ocurre en sus propiedades, según los datos facilitados por la Agencia Española de Protección de Datos.

La colocación de cámaras de seguridad en las comunidades de vecinos en muchos casos suele ser fuente de desavenencias entre los propietarios. Y es que algunos de los vecinos se sienten privados de intimidad. Por ello, esta decisión se debe tomar entre todos los propietarios de la comunidad. Un paso que poco a poco están dando más particulares en Gipuzkoa. En 2014, por ejemplo, Protección de Datos contabilizó 2.027 ficheros en el territorio, lo que representa la existencia de al menos una cámara de seguridad en propiedades privadas, mientras que 28 eran de titularidad pública. Una cifra que en menos de cuatro años ha crecido de manera imparable. En Euskadi hace cuatro años el número de ficheros también era sensiblemente menor con 7.012 particulares, mientras que hasta el 31 de diciembre de 2017 se contabilizaron 13.873.

La privacidad de las personas es uno de los requisitos que deben tener en cuenta quienes vayan a colocar cámaras en sus propiedades, por lo que deben cumplir una serie de normas indispensables como no grabar imágenes del exterior de un portal. Tal y como recuerdan desde la Agencia de Protección de Datos, «no podrán obtener imágenes de espacios públicos». Aunque, eso sí, matizan que «podrían tomarse imágenes parciales y limitadas de vías públicas cuando resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación». Por ejemplo, si una cámara debe ubicarse necesariamente en la puerta de entrada de una entidad bancaria, debería orientarse de modo que la parte de vía pública que recoja se limite al acceso vigilado sin recoger más porción que la imprescindible.

Desde Protección de Datos señalan que «no se pueden obtener imágenes de espacios públicos»

Las imágenes deben ser eliminadas en el plazo máximo de un mes después de su captura

Proporcionalidad

Además, puntualizan que este sistema de seguridad no debe exceder en sus funciones por lo que tiene que «existir una relación de proporcionalidad entre la finalidad perseguida y el modo en el que se traten los datos». Así, ponen como ejemplo que «sería desproporcionado instalar una videocámara para vigilar el acceso a un garaje y utilizar sus características técnicas -movilidad, orientación o zoom etc.- para obtener imágenes del interior de los vehículos que circulan por la vía pública o de las comunidades de vecinos próximas». Su uso solo es «admisible» cuando no exista un medio menos invasivo, recuerdan.

Antes de comenzar a grabar todo lo que ocurre en un portal o en las inmediaciones de las propiedades privadas, además se debe «notificar previamente» este paso a la Agencia en caso de que la propiedad sea privada. No obstante, en cuanto a las administraciones públicas, «debe crearse el fichero mediante una disposición de carácter general publicada en el correspondiente diario oficial para, posteriormente, inscribir el fichero», explican desde Protección de Datos.

Los pasos a dar

Reunión
Los propietarios de la comunidad de vecinos se deben reunir para dar conformidad a las cámaras de seguridad.
Imágenes
No se pueden obtener imágenes de espacios públicos.
Proporcionalidad
Sería desproporcionado instalar una videocámara para vigilar el acceso a un garaje y utilizar sus características técnicas.
Avisos
Se debe informar «como mínimo en los accesos a las zonas vigiladas y se subrayará la finalidad de la recogida de los datos.

Avisar de que es una zona video-vigilada también es un requisito indispensable si se coloca una cámara de seguridad. Para ello se debe informar «como mínimo en los accesos a las zonas vigiladas. Asimismo, debe disponer de impresos con la información a la que se refiere el artículo 5 LOPD, acerca de la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal». En este cartel se subrayará la finalidad de la recogida de los datos y de los destinatarios de la información, de la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, entre otros aspectos, señalan desde Protección de Datos.

Por último, la Agencia también pone el acento en que los propietarios de las cámaras deben «adoptar las medidas necesarias que garanticen la seguridad de las imágenes y eviten su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado». Mientras que las imágenes que se graben tienen que ser eliminadas en el plazo máximo de un mes después de su captura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos