3.587 personas se fueron de Gipuzkoa el año pasado, la cifra más baja desde la crisis

Álvaro Ordinas dejó Donostia en 2016 y puso rumbo a México donde permanecerá, como mínimo, hasta finales de año.Gráfico
Álvaro Ordinas dejó Donostia en 2016 y puso rumbo a México donde permanecerá, como mínimo, hasta finales de año. / A. O.

La población de Nicaragua fue la más numerosa en llegar y Rumanía el país al que se dirigieron más residentes. Los flujos migratorios se restablecen y el territorio recupera los datos de hace nueve ejercicios

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN

. «Donostia va a seguir exactamente igual cuando decida volver». Es lo que se le vino a la cabeza a Álvaro Ordinas, un donostiarra de 27 años, poco antes de aceptar su traslado a México el año pasado. En la otra cara de la moneda está Gabriel Banegas, de 29, que desde Honduras decidió cruzar en 2016 el charco en sentido contrario en busca de la seguridad que no era capaz de encontrar en su país de origen, después de que tuviera que dejar su puesto de trabajo en un banco «por extorsión». Dos de sus primas viven en Donostia desde hace una década y «tenía buenas referencias de la ciudad».

Los signos de la recuperación económica se pueden percibir desde distintos prismas y uno de ellos es contabilizar el volumen de población que decide quedarse, en este caso, en territorio guipuzcoano o poner rumbo hacia aquí. Desde que la situación económica se estabilizó y en base a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las cifras del año pasado vuelven a alcanzar magnitudes similares a las de antes de la crisis. Dicho de otro modo, más extranjeros ven en el territorio un lugar estable en el que establecerse y los que ya residían en él no tienen motivos para marcharse.

La cifra

5.055
personas llegaron a Gipuzkoa durante el año pasado. 766 de ellas se trasladaron desde otras comunidades autónomas, mientras que la amplia mayoría (4.289) procedían de otros países. Nicaragua lidera la lista con 526 ciudadanos procedentes del país centroamericano durante 2016.

En 2016 se fueron de Gipuzkoa 3.587 personas, 1.036 autóctonos y 2.551 extranjeros. Es, sin lugar a dudas, la cifra más baja desde antes de que llegaran las primeras brisas de una crisis económica en 2008, cuando fueron 3.434 las personas que marcharon de Gipuzkoa.

«Vine a por la seguridad que no tengo en mi país», dice un joven de Honduras que huyó por extorsión

«Sé que Donostia seguirá igual cuando decida volver», cuenta un donostiarra desde México

Gabriel Benegas en su domicilio de Donostia. / Sara Santos

Este dato se incrementó considerablemente en 2013 y llegó hasta los 6.678. Más concretamente, pasaron de marcharse 2.406 extranjeros en 2008 hasta los 5.600 cinco años después. No obstante, buscar un futuro laboral mejor fuera del territorio sigue siendo una alternativa recurrente entre la población guipuzcoana. Así lo constatan los 1.036 guipuzcoanos que pusieron rumbo a otra parte en 2016, una cifra prácticamente similar a la de 2015 y levemente superior a la de 2013 (con 998).

Como curiosidad, de entre la población extranjera que hizo sus maletas el pasado año, de las 28 personas que se fueron a Bulgaria, las 28 eran de origen búlgaro. Lo mismo ocurre con los cuatro finlandeses; los 4 irlandeses; las diez personas procedentes de los Países Bajos, los dos noruegos, los dos rusos, un guineano, ocho personas originarias de Ghana, siete paraguayos y los nueve indios. Es decir, que ninguna persona nacida en Gipuzkoa optó por mudarse a ninguno de estos diez países.

Rumanía encabeza los destinos a los que más población se dirigió el pasado año con Gipuzkoa como punto de partida. 559 personas se trasladaron al país del este de Europa, seguidas de las 358 marroquíes y los 237 portugueses. Pero la lista la completan en total sesenta países.

En la cola se encuentra México, a donde solo se dirigieron 18 personas que procedían de Gipuzkoa. Álvaro Ordinas es uno de los que el año pasado fijaron en el país de los tacos y las rancheras su nuevo lugar de residencia. En su caso, el motivo para coger las maletas y cruzar el charco fue por cuestiones laborales.

Ya en 2015 tuvo una primera toma de contacto, pero el pasado año se fue con intención de quedarse allí hasta nueva orden y todo apunta a que en 2018 también se quedará en tierras mexicanas. Al poco de terminar la carrera en Tecnun empezó a trabajar en una empresa de energías renovables en Pamplona, donde ejercía como ingeniero, fundamentalmente «elaborando los planos y labores similares». «Pero tenía ganas de salir del país y conocer nuevos sitios, nuevas culturas. Cuando me propusieron ir a México para tratar directamente con el cliente fue muy buena oportunidad y dije que sí, claro», resume Álvaro, quien tiene claro que «aunque Donostia sea muy bonito, tenga allí a mi familia y mis amigos, lo cierto es que cuando decida regresar, todo va a seguir igual».

En el capítulo de personas que optaron por establecer en Gipuzkoa su lugar de residencia, el número ascendió en 2016 hasta las 5.055, unas cifras que no se obtenían desde 2008, cuando se registraron 6.322.

Por procedencia, fueron los latinoamericanos los que más se desplazaron a Gipuzkoa. De hecho, del total de 5.000 inmigrantes que llegaron al territorio, 2.142 procedieron de países de América Latina, siendo concretamente los nicaragüenses los que lideran la tabla con 526 personas del país centroamericano, seguido de los hondureños.

«No descarto regresar»

Entre los 426 personas de Honduras que llegaron están Gabriel Banegas y su novia. Este joven de 29 años trabajaba en un banco en una localidad al sur del país, en San Lorenzo Valle, pero los episodios de extorsión de los que era víctima le obligaron a dejar el puesto. Se buscó la vida en Tegucigalpa «pero estaba muy difícil», por lo que tomó la decisión de seguir el mismo camino que dos de sus primas y puso rumbo a San Sebastián. «Un jueves me compré el billete y el martes ya estaba aquí», señala. Mientras trabaja en un bar, seguirá intentando restablecer su situación económica. «Estaré aquí un tiempo, pero no descarto regresar a mi país algún día», reconoce.

A las personas procedentes de Latinoamérica de lejos les siguen los europeos -sin contar con España- que alcanzaron los 1.072, siendo Rumanía el primero de la lista con 321 personas que se instalaron en Gipuzkoa. Unas 766 personas se acercaron a la provincia vasca procedentes de otras comunidades autónomas del Estado y 634 llegaron desde once países distintos de África con una amplia mayoría marroquí que suma las 276 personas migrantes. Del continente asiático llegaron 277 personas, con una mayoría pakistaní que alcanzó las 112 personas. De oceanía solo llegaron siete ciudadanos.

Más

Fotos

Vídeos