«En 2020 Gipuzkoa será un territorio sin vertederos, autónomo y sin problemas con las basuras»

El diputado José Ignacio Asensio, en las obras de la parcela de Eskuzaitzeta en Zubieta. /José Mari López
El diputado José Ignacio Asensio, en las obras de la parcela de Eskuzaitzeta en Zubieta. / José Mari López

El diputado de medio ambiente, Jose Ignacio Asensio, subraya que las obras de la incineradora avanzan «a buen ritmo» y hace un balance «positivo» de 2017 en el que el proyecto ha quedado encauzado

IRAITZ VÁZQUEZSan Sebastián

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio (Tolosa, 1966), anunció el pasado martes la aprobación de los pliegos de licitación de la segunda fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG). Una planta que completará a las de TMB y de valorización energética que entrarán en funcionamiento en «primavera de 2019».

- La construcción de la incineradora ya está encaminada y acaban de aprobar los pliegos de licitación de la segunda fase. ¿Qué balance realiza de este 2017?

- Muy positivo. Justo hace un año aprobamos todo un proceso de licitaciones y de puesta en marcha de las obras de la fase uno ( la planta de TMB y la de valorización energética). Las obras avanzan a muy buen ritmo y ya se ha superado la cota cero. La idea es que entre enero y febrero lleguen los equipamientos básicos para poder ir instalándolos ya en la edificación. Como estaba previsto, en primavera de 2019, mayo o junio, esperemos que entre en funcionamiento. El efecto de todo este proceso es que en 2020 Gipuzkoa será un territorio sin vertederos, autónomo y con total certidumbre a la hora de gestionar los residuos.

«El presupuesto de GHK ahora es de 40 millones y a partir de 2020 rondará los 30»

- ¿La colocación de los equipamientos es el paso más delicado?

- Son equipos grandes y tienen cierta complejidad. Ya se han puesto grúas de gran tonelaje precisamente porque los movimientos que hay que hacer son delicados y condicionan la construcción de lo que es toda la edificación. Durante enero y febrero se instalarán los hornos y las calderas. Una vez finalizado esto, habremos dado un paso muy importante.

- Según las encuestas que manejan un 75% de los guipuzcoanos apoya la política de residuos de la Diputación. ¿Qué le diría al otro 25%?

- Que hemos cumplido con nuestro programa electoral y con la ciudadanía, que esta es la mejor solución al problema de los residuos y que está al nivel de los países más avanzados de Europa. No es una frase hecha, si vamos a países como Noruega o Suecia, con poblaciones algo más grandes que Euskadi, vemos que tienen entre ocho y diez instalaciones de este tipo. En el tema de los residuos hay que tener plena autonomía para no depender de terceros. Los últimos años hemos tenido una dependencia exterior tan grande que al final hemos optado por soluciones de urgencia, caras y con una capacidad de negociación escasa por parte de la Diputación.

«La fase más compleja será en enero y febrero con la colocación de los hornos y las calderas»

- Las emisiones de la planta se harán públicas en una web. ¿Cómo va a entender la gente lo que pone en las pantallas?

- En cuanto a emisiones de distintos gases, la concesionaria se ha comprometido a una serie de parámetros que se incorporan directamente al contrato. En el momento en el que alguna de las emisiones se pase de la oferta establecida, aunque esté dentro de los parámetros legales, serán penalizados. Vamos a hacer una medición en tiempo real de cada uno de los parámetros y se pondrá en la web de una manera lo suficientemente pedagógica. Las emisiones básicamente van a ser vapor de agua y se va a emitir un aire con componentes menos contaminantes que los existentes en el exterior. Además, la caldera alcanzará unos 850 grados, una temperatura en la que desaparecen las dioxinas y los furanos.

- Una vez comience la quema de los residuos, ¿no hay peligro de que la población se relaje y deje de reciclar basura?

- Siempre se hacen este tipo de consideraciones. Desde que empezamos la legislatura hemos tenido una mejora en torno 8-9 puntos porcentuales en la recogida selectiva. Y esto que ha habido cambio de sistema de recogida. En reutilización y reciclaje estamos siendo intensos en el trabajo. Tenemos un clúster que ya ronda la cincuentena de participantes entre universidades, centros tecnológicos, industria o fundaciones. Las necesidades van a seguir rondando las 160.000 toneladas de fracción porque la mejora económica genera que haya una correlación de generación de residuos. El objetivo es que para 2030 ya estemos en el 65% de la recogida selectiva.

- ¿Cómo se consigue llegar hasta esas tasas de reciclaje?

- Siguiendo con los planes que hemos puesto en marcha hasta ahora. Continuamente estamos haciendo campañas de concienciación, mejorando los sistemas de recogida y educando a los niños. Estamos viendo que la recogida de vidrio y cartón es difícilmente mejorable pero no debemos bajar la guardia. Estamos en el camino y ya hemos superado el 50%. Cuando entramos en la Diputación, en agosto de 2015, la tasa era del 42%. Con los porcentajes que tenemos cada vez cuesta más reducir la tasa pero hay que hacer un esfuerzo para llegar a ese 65%.

«El objetivo es que para 2030 la tasa de reciclaje ronde el 65% en Gipuzkoa»

- Por la primera fase GHK deberá pagar 768 millones en 32 años a la concesionaria. Y por la segunda un máximo de 6 millones en veinte años. ¿No cree que con estos números hipotecan el futuro de Gipuzkoa?

- GHK acaba de aprobar un presupuesto del consorcio de 40.560.000 euros. Este es el coste del tratamiento de residuos sin infraestructuras. Cuando entren en funcionamiento el CMG, el coste anual será menor. Los que critican que esto se haya hecho vía concesión, se olvidan de una cosa. Originariamente, hace dos legislaturas, el sistema elegido era de gestión directa y había una financiación establecida con el banco europeo de inversiones y con la banca comercial. Alguien se encargó de cargarse los 195 millones que daba el banco europeo de inversiones. En estos momentos los que estuvieron a punto de disolver definitivamente GHK porque lo llevaron a la bancarrota, no pueden ser los que nos exijan a nosotros que hagamos determinadas cosas porque lo han imposibilitado. Si no se puede hacer de forma directa se hará de forma indirecta. Además, con una diferencia: al ser un pago por disponibilidad, donde el concesionario no tiene trato con el mercado, el control total y absoluto de lo que se haga en Zubieta será público.

- Dice que cuando las infraestructuras entren en funcionamiento prevé una reducción de la tarifa. ¿Cómo lo harán?

- La fase uno nos cuesta al año 23.600.000 euros y la fase dos sale con un canon a anual de seis millones. El coste de las infraestructuras va a estar por debajo de los 30 millones, claramente. Como su coste va a estar debajo de esta cifra, vamos a ser capaces de mantener la tarifa, cuanto no bajarla. Además, vamos a tener recursos suficientes para hacer frente a las necesidades, sabiendo lo que nos va a costar los próximos años. Sin tener que andar buscando y negociando fuera todos los días.

- Aún queda un tema por resolver. ¿Qué van a hacer con las cenizas que genere la planta?

- Las cenizas ya están contempladas en el coste y tienen que ser gestionadas por un gestor autorizado. No son peligrosas en sí mismas, simplemente lo que hay es que darle un tratamiento específico, al igual que pasa con las acerías u otro tipo de industrias. Todo esto está dentro del precio de la concesión y por tanto es el concesionario quien tiene que darle solución.

«Es positivo que desde Gurasos asuman y den por hecho que ya no hay marcha atrás»

- ¿Esos gestores autorizados qué suelen hacer con las cenizas y adónde las llevan?

- De momento no está adjudicado pero será público y notorio. Igual no hay ninguna celda en Gipuzkoa o igual sí, será dependiendo del gestor autorizado que se encargue de este servicio. Lo más probable es que sea dentro de la comunidad autónoma.

«La generación de energía renovable brilla por su ausencia en Gipuzkoa»

El cambio climático es otro de los puntos de interés en los que tiene puesto el punto de mira el departamento de Medio Ambiente que dirige José Ignacio Asensio. Para hacer frente a este fenómeno hace un mes presentaron ‘Gipuzkoa Klima 2050’, el anteproyecto de estrategia de lucha contra en cambio climático en el territorio y que dará como fruto un instituto a finales de 2018 que centrará sus esfuerzos en esta materia.

Para los primeros pasos de este instituto, la Diputación ya cuenta con un capítulo en sus presupuestos de 2018 de 800.000 euros de inversiones locales y tiene comprometida una cantidad mayor de 2,6 millones para los próximos ejercicios. “No teníamos una política específica de lucha contra el cambio climático y la primera vez va a ser este año. Tenemos que trabajar muchísimo en esta materia con una política muy transversal”, reconoce el diputado de Medio Ambiente.

El futuro Instituto del Cambio Climático tendrá tres ejes en los que sustentará; un observatorio, un departamento orientado a la economía circular y un tercero que se centrará en la transición energética. La primera de “pata” se centrará en la recogida de datos. “Tenemos que ver cómo afecta el cambio climático a la ciudadanía. Analizaremos cómo están cambiando las tormentas, el nivel del mar, las precipitaciones o la calidad del aire”, reconoce el diputado Asensio. El responsable del departamento de Medio Ambiente pone el acento que “a final de siglo será palpable que un tercio de los arenales de Gipuzkoa se verán afectados por el cambio climático. Aunque pueda parecer que está lejos, hay que tomar decisiones ya”.

En el segundo apartado, el centro propiciará la interacción de instituciones, organizaciones y empresas que desempeñen una función favorecedora de la economía circular. “Como institución debemos canalizar las ayudas que hay en Europa. Dinero hay pero lo que faltan son proyectos y debemos ser de puente entre las ayudas y los agentes”, reconoce Asensio.

Mientras que el tercer eje abordará una de las asignaturas pendientes de Gipuzkoa, la transición energética. “Tenemos que ponernos las pilas porque la generación de energía renovable en el territorio brillas por su ausencia y hay que dar un salto importante”, reconoce Asensio.

- ¿En qué situación judicial se encuentra en estos momentos la planta de Zubieta?

- Hay recursos presentados por la rescisión de contrato de la primera adjudicación y estamos pendientes de que el TSJPV se pronuncie sobre la materia. No tardará mucho. Fue justo hace un año cuando la sentencia que dijo que había habido una desviación de fondos y que se habían atribuido una serie de funciones que le correspondían a Juntas Generales pero varios señores se atribuyeron esa decisión con consecuencias económicas perniciosas, no, lo siguiente para los ciudadanos. En política no hay peor cosa que tomar una decisión cuando no te corresponde y que eso tenga unas consecuencias tan graves y millonarias para los ciudadanos. Nosotros hemos documentado en más de 40 millones de pérdidas y daños económicos causados a los ciudadanos.

- En caso de que el Tribunal de Cuentas pida que denuncien a los antiguos gestores de GHK, ¿lo harán?

- Sí, claro. Si ratifica que lo que nosotros decimos es cierto, lo haremos. Cuando alguno nos acusa que potenciamos a la empresa privada, que se miren lo que hicieron ellos, que pagaron por no hacer. Siempre serán los tribunales los que determinen hasta dónde, cuánto y cómo. Nuestra obligación es determinar que ha habido una serie de daños, cuantificarlos y llevarlos al juez.

- Queda un año y medio para que la planta de Zubieta empiece a funcionar. Pero aún hay que dar solución a 60.000 toneladas de residuos. ¿Qué van a hacer con ellos?

- Vamos a abrir un proceso de licitación en enero al igual que hicimos con Mutiloa. La documentación es exactamente igual pero lo único que tenemos que hacer es adecuarlo a las 60.000 toneladas que necesitamos en 2018 y 2019. Algún interés hay pero lo que pasa que no se puede decir.

- ¿Será dentro o fuera de Gipuzkoa?

- Puede haber alguna en Gipuzkoa, en Euskadi y en las comunidades limítrofes. Espero que sean de las más cercanas. Me gustaría que para mediados de enero estemos en el proceso de licitación, daremos un periodo breve de tiempo y en febrero esperemos tenerlo licitado.

- Se acaba de conformar la plataforma Hitzartu que pretende impulsar un proceso participativo sobre los residuos. ¿Qué opinión le merece?

- Tiene una parte positiva, en el sentido de que Gurasos ya asume y da por hecho que las infraestructuras del territorio van a ser las que son. Nosotros en estos momentos estamos dando cumplimiento al PIGRUG actual que se tenía que haber cumplido para 2016. Es orden y mandato de las Juntas Generales que tenemos que llevar adelante el actual. El siguiente paso lo daremos una vez adjudicada la segunda fase, como estaba previsto. Todos los procesos de participación los vamos a hacer, como se ha hecho siempre, con la norma foral de participación y por tanto los primeros en tomar parte serán las Juntas Generales. Además, todos los grupos de interés en esta materia serán llamados y participarán en la misma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos