Diario Vasco

¿Por qué está haciendo tanto calor?

fotogalería

El agua está siendo el elemento imprescindible estos días para combatir el calor. / MIKEL FRAILE

  • Cada vez más voces atribuyen estos excesos en la temperatura al cambio climático. ¿Qué hay de cierto en ello?

Es la gran pregunta. ¿Por qué hace tanto calor en junio? El matiz es importante porque hablamos de una época del calendario en la que únicamente empiezan los primeros calores y, además, Euskadi, es una de las zonas más templadas del país. Aquí no es normal tanto calor ni en julio ni en agosto. Pero desde luego no es normal tanto calor en junio.

Algunos científicos atribuyen esta ola de calor, como los intervalos frescos que la seguirán, a los meandros del chorro polar. Este está forzado por la diferencia de temperaturas entre el ecuador y el Polo Norte, y el Polo Norte está cada vez más caliente. El chorro está debilitado y, como los ríos sin pendiente, hace grandes meandros. En el meandro actual sobre España, el viento arrastrado por el chorro viene de Túnez, como hace nos días venía desde el Sáhara Occidental sobre Canarias.

Lo mismo que en invierno los meandros del chorro inyectaron aire frío al Mediterráneo desde el norte de Finlandia a un lado y después al otro de los Alpes, ahora esos meandros nos traen aire sahariano a un lado y al otro de el Atlas marroquí.

Más duraderas

La temperatura de la Tierra cada vez es más alta. De hecho, durante los meses de verano ya ha aumentado entre uno y tres grados, y llevan años advirtiéndolo: el 75% de los fenómenos extremos de calor están asociados al cambio climático a las emisiones de dióxido de carbono. Los que llevan años advirtiendo sobre su efecto, alertan de que olas de calor de estas características van a ser más frecuentes, duraderas y peligrosas.

En las grandes ciudades, además, el problema se agrava por el denominado efecto 'isla de calor'. El asfalto absorbe calor y lo expulsa, actuando como emisora del calor, igual que los coches, frigoríficos o aires acondicionados. Esto da lugar a una ecuación muy peligrosa: a más calor, más CO2 se emite.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate