Diario Vasco

Oñati luce su Corpus bajo el sol

fotogalería

El Corpus Christi bajo el renovado palio con el clero.

  • El paseo de los santos se celebró a 35 grados de temperatura y abarrotó las zonas más sombrías

Los santos volvieron a cobrar vida ayer en la procesión del Corpus de Oñati y su paseo fue seguido por miles de espectadores que abarrotaron las calles alfombradas de juncos, bajo un sol abrasador, que hizo que la gente se apostara en los recorridos más sombríos, y los integrantes de las comitivas, sobre todo los dantzaris y la Cofradía del Apostolado, sudaran la gota gorda. «Hoy hace día de playa, pero el Corpus merece la pena, así que aquí estamos», relataban orgullosas dos oñatiarras 'en destierro' que no faltan a la anual cita y a la posterior comida familiar.

Los apóstoles personificados, ricamente engalanados con sus capas, pelucas y máscaras, y el personaje de San Miguel, con su porte marcial y la característica indumentaria guerrera fueron, un año más, el centro de atención. Enguantados de morado, todos barbudos y bigotudos, con el halo dorado que distingue a los bienaventurados sobre las sienes, los doce Apóstoles y la Virgen, desfilaron por las calles de la villa escoltando a Jesucristo.

Junto a ellos, el arcángel San Miguel, representado por Ibai González, que llevó estoicamente la armadura de 24 kilos que da el porte guerrero al patrón de Oñati. «Todo ha salido perfecto», aseguraba al término del ritual procesional. Los incansables dantzaris también se mostraban satisfechos y eso que su constante ir y venir extenuaba, incluso, a los espectadores.

Imágenes de quince cofradías y hermandades, los niños y niñas que han hecho la comunión, angelitos portando calas y pétalos de rosa, los miembros del Apostolado y de la Adoración Nocturna, y la custodia del Santísimo bajo palio seguida de los ediles del PNV, completaban la comitiva, al son de la banda de música y la de txistularis y el claqueteo de las castañuelas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate