Diario Vasco

Un nuevo éxito turístico en Semana Santa anticipa un verano récord en Gipuzkoa

video

Los pintxos, como reza el tópico, triunfaron entre Miguel, Esther, Ferrán y Sandra, que ayer pasaron el día en Donostia antes de volver a Barcelona. / SARA SANTOS

  • El turismo estatal recobra fuerza y se une al atractivo internacional de Gipuzkoa

  • «Ahora el gran reto es distribuir las visitas por el territorio», plantean los hoteles, para no saturar las zonas más turísticas

Se lleva tiempo hablando del atractivo turístico internacional que ha logrado Gipuzkoa, con Donostia como cabeza de cartel. El 'boom' del viajero extranjero ha permitido al sector sobrevivir a los años de crisis mientras otros mercados se hundían. La noticia hoy es que el turista estatal también ha vuelto con fuerza, como lo ha demostrado el llenazo en Semana Santa. Las calles abarrotadas en los principales lugares turísticos del territorio y el vacío total de barrios y pueblos con estampas desérticas demuestran que el público local ha recuperado la alegría en el bolsillo para viajar, tanto como turistas como destino receptor.

«El viajero estatal es determinante en Semana Santa», afirma Paul Lizeaga, portavoz de la Asociación de Hoteles de Gipuzkoa. Los datos de ocupación, con un 85% de las plazas llenas la primera mitad de semana y el cartel de completo en muchos establecimientos en la segunda parte de las vacaciones (los días festivos propiamente dichos) avalan la tesis del aumento del mercado doméstico en unas fechas a las que tampoco ha faltado a su cita el turista internacional, un mercado «que se consolida a lo largo del año», describe Lizeaga, que transmite lo obvio: que Donostia ha estado a reventar de turistas y que el resto de la costa y puntos turísticos del interior también han saboreado el éxito. 1.500 personas han subido por ejemplo estos días a la locomotora Zugastieta, construida en Glasgow en 1888 y que cuidan con mimo en el Museo del Ferrocarril de Azpeitia. El Aquarium de Donostia, uno de los favoritos por los turistas que viajan en familia, ha llegado a recibir en una sola jornada más de 3.000 visitas. Las colas en la entrada han sido constantes.

«Más desigual» en Pascua

La fecha estratégica de la Semana Santa se interpreta como un termómetro de lo que ocurrirá en verano, aunque no deja de ser un periodo vacacional «que concentra la ocupación en tres o cuatro días», matiza Lizeaga. «Lo importante es que las previsiones se han confirmado», añade. La Semana de Pascua ofrecerá un retrato «más desigual» para el sector, con viajeros que eligen estos días para el descanso, más tranquilos y en teoría también más económicos que los festivos, pero que como mucho dejarán ocupaciones del 80% el fin de semana en los hoteles de referencia. En el resto, habrá movimiento, pero las plazas se llenarán al 60%.

Con este preludio, Gipuzkoa parece lanzada hacia otro verano de récord, tras un comienzo de año que ha dejado descensos en el número de viajeros en el interior, en contraste con el éxito cosechado de forma inalterable por Donostia. El sector espera aprovechar este trampolín y mantener el tirón hasta julio, cuando llegue ya la gran ola de turistas que se prolongará hasta más allá de septiembre.

Las reservas para la temporada alta se anticipan. La estrategia es sencilla: es una forma de asegurarse la habitación de un hotel en un destino con mucha demanda y en principio a mejor precio. «El viajero internacional suele ser el más previsor y el turista nacional suele esperar más a la última hora», describe Jon Zulaika, al frente del hotel Arrizul Congress, el último de los cuatros establecimientos que ha abierto esta empresa familiar en Donostia.

Arrancaron hace diez años con un pequeño hotel frente al Kursaal y este año han dado el salto a un cuatro estrellas también en el barrio de Gros, donde ayer por ejemplo hacían planes la familia de Michael y Mary Pauline y sus hijas Maxine y Julia, que estudia castellano en una academia de idiomas y a la que habían venido a visitar. Su idea era acercarse a Zarautz, comer en Getaria y aprovechar para jugar a golf. Sus hijas optaban por el surf. También se cruzaban en recepción los barceloneses Jaume y Teresa, que repetían por tercera vez destino e iban a aprovechar para conocer Biarritz y otros puntos de Iparralde. La presencia mayoritaria de franceses entre el público extranjero también ha sido novedad en el hotel.

La incógnita del futuro

Testigos y también protagonistas del crecimiento del sector en Donostia, Zulaika observa «con cierto respeto» el futuro de un mercado que sumará 2.000 plazas nuevas en dos años con la apertura de 22 hoteles en el territorio, la mayoría en la capital. ¿Habrá mercado para todos? «Esa es la pregunta del millón que todos nos hacemos», responde. La clave, considera, es lograr atraer viajeros todo el año, «y no solo que se concentren en verano». «En temporada alta sí habrá mercado para todos. En el resto, lo lógico es que se resienta algo la rentabilidad», vaticina ante un futuro que obliga a repensar la estrategia turística.

«El destino ha logrado una gran aceptación. Ahora viene el gran reto de saber distribuir las visitas no solo en la ciudad sino en todo el territorio», plantea Lizeaga, portavoz de los hoteleros. El incremento de las plazas hoteleras «abre un debate importante, sin prejuzgarlo. Pero tenemos que tener la conciencia de que se trata de un escenario nuevo, no un mero aumento de la capacidad hotelera», sostiene, por lo que pide «transparencia para que la iniciativa privada sepa en qué escenario va a competir».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate