Diario Vasco

Gipuzkoa encara su mayor expansión hotelera con más de 2.000 plazas nuevas

El hotel-residencia Miramón, situado junto a las Juntas Generales en Donostia
El hotel-residencia Miramón, situado junto a las Juntas Generales en Donostia / S. Santos
  • Para 2019 se abrirán un total de 22 hoteles en el territorio, la mayoría en Donostia

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La realidad hotelera de Gipuzkoa dará un vuelco en los próximos dos años. El territorio se adapta al boom turístico y se prepara para la apertura de más de dos mil nuevas plazas fundamentalmente en la capital, pero también en las distintas comarcas, que requerirán de un nuevo plan de actuación, de distribución de los flujos y de reactivación del turismo en los meses más vagos en los que la ocupación parece que tiene su tope en el 40%.

«Nuevo escenario, nuevo reto», confiesa Paul Liceaga, director de asociaciones sectoriales de Adegi. Durante unos años, la apertura de hoteles se frenó, mientras que las pensiones continuaron inaugurándose en distintos puntos y de forma continuada. Pero a partir de 2015 y hasta 2018 el número de plazas se va a incrementar más de un 30% en la capital guipuzcoana por la llegada de nuevos hoteles, pasando de 5.200 camas a unas 7.200. «No me gusta prejuzgar. No es una situación mejor, pero tampoco peor. Ahora bien, no se puede caer en la tentación de utilizar la misma receta ante un escenario que en absoluto es el mismo», apunta.

Así, en San Sebastián un total de 20 hoteles de tres y cuatro estrellas están en marcha. Proyectos como el previsto en el camino de Portuetxe con unas 151 habitaciones, las otras cien planteadas en el hotel que se levantará en la antigua residencia de la Policía Nacional en Amara o las 81 de las Siervas de María, donde la cadena Zenit inaugurará otro hotel, son algunas de las apuestas de mayor volumen.

Además, la distribución de las nuevas aperturas por distintos barrios relaja en cierto modo al Ayuntamiento donostiarra, que ve cómo al menos las licencias concedidas no se desarrollarán exclusivamente en el entorno más turístico, sino que «abarcarán otros barrios de la ciudad», apunta el delegado municipal de Turismo, Ernesto Gasco, que enumera barrios como Miramón, Igeldo, Egia, Amara o el Antiguo. «Esto ayuda a dispersar a los visitantes», aunque el Centro de la ciudad -desde la plaza Gipuzkoa hasta Miraconcha- vaya a albergar cerca de una decena de ellos, congregados en lo que se conoce como el antiguo barrio San Martín, en torno al Palacio de Justicia.

Así, se están consiguiendo «extender los beneficios del sector a otras zonas a través de hoteles de medianas dimensiones que oscilan entre las 14 habitaciones y las 151», señala al tiempo que hace hincapié en que por mucho que en número sean cuantiosos, el volumen real «no es tan abundante respecto a las plazas». A las dos decenas de licencias concedidas habría que sumar el interrogante sobre otros cinco proyectos en edificios donostiarras de los que poco se sabe, como son las iniciativas de la Torre Satrústegui, Villa Fontalba en el paseo de Miraconcha, el paseo de Francia 4, la calle Miracruz 36, la calle Zubieta 2 o el hotel previsto en la reforma integral de Illunbe.

Más aperturas

En el resto del territorio hay prevista la construcción de al menos dos hoteles, según informa el Departamento de Turismo de la Diputación Foral. Uno de cuatro estrellas en Hondarribia, frente al río Bidasoa, que bajo el nombre Villa Magalean albergará entre quince y veinte habitaciones, y un segundo hotel en Tolosa, en la plaza Euskal Herria, de dos estrellas, 19 habitaciones y 52 plazas.

Durante años se generalizó un comentario crítico que denunciaba que el número de hoteles no respondía a la demanda existente de turistas. Ya entonces, cuando la percepción que tenía la ciudadanía era de un número escaso de camas, lo cierto es que la capital guipuzcoana estaba situada en la lista estatal, en la posición número 13 de habitantes por número de plazas. Ahora, con la entrega de licencias para la construcción de 20 hoteles en los próximos dos años, Donostia ha subido tres puestos y alcanza la décima posición.

Aquella percepción de falta de plazas se ha reconvertido ahora en un hartazgo, en ocasiones desmedido, por un «excesivo» flujo de turistas. Para frenar ese baile de sensaciones, Liceaga advierte, con cierto pragmatismo, de que es conveniente que se asuma de una vez por todas «que buena parte del territorio vive del turismo, una cuestión que no es en absoluto novedosa, ya que viene de principios de siglo XX».

Una vez superada la fase de la aceptación, apuesta por un ejercicio responsable y que busque la calidad. «Tenemos la mejor playa del mundo, pero no podemos ir solo a por un público que busque sol y playa. Tenemos la mejor gastronomía del mundo, pero tampoco podemos ir a por un público que solo busque un turismo gastronómico. Es recomendable perseguir propuestas que mezclen, y mercados que valoren esa mezcla. El precio será la consecuencia de todo eso». En esa adaptación a nuevos retos, el sector hotelero se adecua a las distintas exigencias del turista extranjero en función del país de procedencia, pero también a la oferta de viviendas de uso turístico. «La hostelería guipuzcoana ha hecho un ejercicio responsable de identificar aquellos pisos que sí complementan la oferta global, pero en ningún caso tienen cabida los que bajo la disculpa de una interpretación sesgada de la economía colaborativa, bajan los precios sin cumplir con los impuestos y perjudican a las empresas y al propio usuario», defiende con rotundidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate