Diario Vasco

Ternua y Opegui desarrollan el proyecto de reciclado de redes de pesca 'Redcycle'

  • En 2016 se recogieron 12 toneladas de redes abandonadas con las que la marca guipuzcoana ha fabricado dos tipos de pantalones

La marca Ternua y la Organización de productores de pesca de bajura de Gipuzkoa (Opegui), con el apoyo de Gobierno Vasco, han desarrollado el proyecto 'Redcycle', que consiste en la recogida de redes de pesca en desuso por parte de las cofradías vascas de Bermeo, Getaria y Hondarribia, y su transformación en hilo para la elaboración de prendas técnicas sostenibles.

Dentro de esta iniciativa, el pasado año se recogieron 12 toneladas de redes abandonadas con las que Ternua ha fabricado dos tipos de pantalones que estarán en las tiendas en la colección otoño-invierno 2018. El objetivo de 'Redcycle' es "concienciar a la sociedad de la importancia de reciclar y proteger al planeta".

El representante de Opegui, Xabier Zaldua, el director de I+D de Ternua, Eduardo Uribesalgo, el director de Pesca y Acuicultura de Gobierno vasco, Leandro Azkue, y la directora del Aquarium de San Sebastián, Esther Irigaray, han presentado en rueda de prensa este proyecto, que nació en 2015.

Zaldua ha recalcado la importancia de la recogida de redes de pesca abandonadas. "Trabajamos para el futuro de nuestros barcos, de nuestros pesqueros y, como tal, dependemos del mar y de un ecosistema limpio y que sean sostenibles en el tiempo", ha afirmado, al tiempo que ha recordado que las basuras y las redes abandonadas en el mar "representan una grave amenaza para los ecosistemas marinos".

Según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, se calcula que hay 640.000 toneladas de redes marinas en los fondos marinos que, aparte de contaminar, suponen un peligro de muerte para algunas especies animales. Asimismo, actualmente se estima que hay un volumen importante de redes en desuso acumuladas en los almacenes situados en los puertos con destino indefinido.

El director de Pesca y Acuicultura del Gobierno vasco, por su parte, ha señalado el valor de llevar a cabo iniciativas que, además de beneficiar al sector pesquero, también repercutan en la sociedad en general. "No sólo intentamos que el mar esté lleno de peces para que nuestros pescadores puedan pescar, sino que además es nuestro compromiso favorecer que tengamos un mar limpio y un mar sano", ha expresado Azkue.

Proceso

Por su parte, Eduardo Uribesalgo ha señalado que, desde su creación en 1994, Ternua adquirió el compromiso de "minimizar al máximo posible" el impacto negativo que su actividad ejercía en el medio ambiente. En esta ocasión, lo que ha hecho la marca es cooperar con la empresa italiana Aquafil, pionera en un proceso de reciclaje que permite transformar las redes en desuso junto con otros materiales de desecho de Nylon, en hilo regenerado ECONYL (R).

Desde ahí, las redes son enviadas a Eslovenia, donde Aquafil prepara, desmenuza y limpia los residuos para enviarlos a la planta de regeneración de ECONYL (R). El hilo final es el resultado de la mezcla del reciclado de redes de pesca con otras materias recicladas (como moquetas). Ese hilo es enviado a la empresa IBQ de Barcelona, donde se desarrollan los tejidos y, una vez en Arrasate, Ternua comienza el proceso de diseño y desarrollo de las prendas.

Gracias a la recogida de estas primeras 12 toneladas de redes, Ternua ha podido generar nueve toneladas de poliamida reciclada aprovechable, y ha evitado que para generar ese material en forma de poliamida virgen se hayan tenido que consumir 18 toneladas de petróleo y generar 40 toneladas de CO2.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate