Diario Vasco

Condenan a 14 meses a un empresario por el accidente de un trabajador en Tolosa

  • Al operario se le cayó encima una pieza de 1.700 kilos que iba sujeta a una grúa y sufrió lesiones de carácter grave

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

El dueño de una empresa de Tolosa ha sido condenado a 14 meses de prisión y al pago de una multa de 3.600 euros, tras ser declarado autor de un delito contra el derecho de los trabajadores. La autoridad judicial le responsabiliza de un accidente laboral en el que un trabajador de su plantilla sufrió lesiones de gravedad tras caerle encima una pieza de 1.700 kilos. La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

Los hechos sucedieron en marzo de 2012, en una empresa dedicada a la fabricación de estructuras metálicas con destino al área de las centrales hidroeléctricas, térmicas, estaciones de bombeo, depuradoras... La resolución dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Donostia detalla que el día del suceso, el operario herido, junto a varios compañeros más, trasladaron en una grúa puente un tablero de una compuerta de 1.700 kilos, que tenía como destino Italia.

En la conducción de la pieza, cuando ésta iba a ser depositada sobre unos perfiles y para evitar que se pudiera levantar la pintura, el gruista la elevó para que en la parte inferior de la misma se pudieran colocar unos elementos de madera.

En el momento en el que el operador de la grúa empezó a bajar de nuevo el tablero, la «garra» que lo sujetaba se soltó y cayó sobre un trabajador.

A consecuencia del suceso, el empleado sufrió múltiples fracturas, entre ellas en pelvis, columna anterior de acetábulo, sacro, apofisis transversas, costillas, además de padecer otra larga lista de lesiones que le mantuvieron hospitalizado 79 días y 535 de baja. Además, como consecuencia de las lesiones sufre secuelas como artrosis, síndrome postflebítico, paresia leve en el nervio peroneo o distesia en ambos muslos, entre otras.

La magistrada titular del juzgado de lo Penal considera que las deficiencias en el accesorio de elevación utilizado en la manipulación de la pieza fue una de las causas que desencadenó el siniestro. Asimismo, considera que la garra que sujetaba la pieza no llevaba ninguna indicación legible sobre la capacidad de carga ni de apertura. Además, recuerda que tampoco portaba el marcado CE y añade que no fue utilizada según las instrucciones del fabricante, «ya que no se aseguraron de que no hubiera personas en la zona de suspensión de la carga». De igual manera, recuerda que no comprobaron que no hubiera restos de materiales u otras sustancias en las mordazas de la garra que impidieran un apriete seguro.

Sin inspecciones frecuentes

Se indica también en la sentencia que no se realizaron inspecciones frecuentes ni periódicas, «o no se tiene constancia documental de las mismas». También afirma que la garra que se utilizó no era la «adecuada» para amarrar la pieza, ya que se había aplicado sobre ésta un tratamiento superficial de pintura que disminuía su garantía de sujeción.

La magistrada precisa en este sentido que era la primera vez que se manipulaba una pieza de estas características, ya pintada, toda vez que «normalmente» no se incluye entre las condiciones de fabricación el pintado. Asimismo, destaca que la garra que se empleó había sido usada anteriormente, pero siempre con piezas no pintadas.

Este elemento de sujeción fue adquirido en los años 2002 y 2003 y aunque no llevaba indicaciones de capacidad de carga ni de apertura, el manual de instrucciones de la misma precisa que soporta una carga máxima de 2.000 kilogramos. La sentencia, asimismo, destaca que el trabajador accidentado «tampoco» tenía una formación específica en materia de grúas y elevación de cargas.

Todas estas consideraciones llevan a la juez a condenar al empresario a catorce meses de prisión como autor de un delito contra del derecho de los trabajadores en concurso con otro de lesiones por imprudencia. «La lesión se debió a la ineficaz actuación del acusado al no proveer a sus trabajadores la formación, información y medios en la manipulación de las cargas, así como al permitir que la manipularan personas que carecen de la formación necesaria», concluye la resolución.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate