Diario Vasco

Impulso al Camino Ignaciano para fomentar el turismo religioso

Representantes institucionales y municipales frente al primero de los paneles informativos, en Loiola.
Representantes institucionales y municipales frente al primero de los paneles informativos, en Loiola. / E.A.
  • La primera mitad de la caminata que une Loiola con Arantzazu ya está debidamente señalizada y homologada

El Camino Ignaciano cuenta ya con un aliciente más para atraer a los turistas que se adentren en el recorrido que realizara Ignacio de Loyola en 1522 en su peregrinaje hacia Manresa. La primera mitad de la caminata que une Loiola con Arantzazu ya está debidamente señalizada y homologada, con paneles informativos al comienzo y final de cada etapa. Se ha dado así un paso importante en la promoción del Camino Ignaciano.

La presentación de esta nueva señalización reunió ayer en Loiola al director de la Agencia Vasca de Turismo Basquetour, Harkaitz Millán; a la directora de Turismo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Maite Cruzado; y a los representantes municipales de diferentes localidades por las que atraviesa el Camino en Gipuzkoa: Mikel Serrano, alcalde de Zumarraga; Ana Azkoitia, teniente alcalde de Azkoitia y el anfitrión, el alcalde de Azpeitia Eneko Etxeberria.

Todos ellos destacaron la importancia de la cooperación institucional que tan buenos frutos ha dado en este proyecto. «Somos conscientes de que no podemos trabajar unos de espaldas a otros, sino aunar esfuerzos para contribuir a la visibilización del camino y de cualquiera de nuestros destinos turísticos», señaló Harkaitz Millán. El director de Basquetour destacó que «Euskadi tiene que aprovechar la proyección internacional del turismo religioso» con la promoción de recursos como el Camino Ignaciano. Asimismo, subrayó la apuesta del ejecutivo vasco por desarrollar «un turismo que une la espiritualidad» con uno de los mercados vascos prioritarios, «el de naturaleza».

En la misma línea se pronunció Maite Cruzado, destacando la importancia de la internacionalización del producto turístico. Asimismo recordó la presencia del Camino Ignaciano dentro de las cinco zonas de 'San Sebastian región' y puntualizó que la apuesta por el Camino Ignaciano busca «atraer a los turistas de la capital hacia el territorio».

Este nuevo impulso del Camino Ignaciano incluye varios paneles informativos al comienzo y final de cada etapa en territorio guipuzcoano, de Loiola a Arantzazu, así como señalizaciones en diferentes puntos y cambios de dirección para guiar a los turistas, además, de un nuevo mapa con información concreta sobre distancias, altitudes u ofertas gastronómicas y alojamiento.

El máximo responsable de Basquetour anunció nuevas acciones para este 2017, como la distribución de fichas de las etapas en todas las oficinas de turismo del camino y la opción de contar con una exposición itinerante en los municipios ignacianos y en las capitales vascas.

La ruta ignaciana arranca en Loiola y finaliza en Manresa. En total más de 700 km. La primera de las siete etapas que transcurren por Euskadi comienza junto a la basílica y finaliza en Zumarraga. 17,3 km. La segunda, de 19,3 km, va de la localidad del Alto Urola a Arantzazu.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate