Diario Vasco

«Estamos destrozados por la muerte de nuestra Karol»

El Opel Astra matriculado en Madrid que el sábado chocó en Usurbil contra una ambulancia al circular en dirección contrario por la AP-8.
El Opel Astra matriculado en Madrid que el sábado chocó en Usurbil contra una ambulancia al circular en dirección contrario por la AP-8. / ARIZMENDI
  • La familia de la brasileña fallecida el sábado en el accidente de Usurbil dice que «estamos desesperados y necesitamos ayuda para repatriar el cuerpo»

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

La brasileña fallecida en el accidente de la AP-8 en Usurbil el sábado por la mañana se llamaba Karol Karen Monteiro de Oliveira, tenía 27 años y vivía en Santiago de Compostela. Así se lo desveló ayer a este periódico su prima carnal, Adrielly Oliveira, desde Recife, ciudad costera del noreste de Brasil de donde la víctima era natural y donde reside su familia.

A la desolación que acompaña la pérdida de un ser querido se une en este caso la angustia de no saber cómo proceder desde el otro lado del Atlántico. «No tenemos apenas información de lo ocurrido y precisamos ayuda para poder repatriar el cuerpo de Karol a Brasil porque no le queremos dejar allí», relataba a modo de SOS Adrielly. No habla otro idioma que no sea el portugués, pero se hace entender al explicitar que «es muy caro el traslado del cadáver y rogamos que nos ayuden. Por favor, estamos destrozados por lo que le ha pasado a nuestra Karol».

La familia de una de las dos personas que se dejó la vida en el coche que a las 6.20 de la mañana chocó contra una ambulancia tras recorrer alrededor de ocho kilómetros en dirección contraria se ha aferrado hasta el momento a la interlocución conseguida con Leticia, compatriota brasileña de 43 años con la que vivía Karol en Santiago de Compostela.

Llevaba dos meses alquilándole una habitación, según la arrendadora, «porque una amiga me había pedido el favor ya que Karol viajaba por España pero no encontraba un alojamiento que pudiera pagar».

La familia de la joven fallecida está viviendo una auténtica agonía desde que tuvo conocimiento del fatal accidente, primero de una manera confusa y luego a través de la confirmación de la persona con la que residía en Santiago. «Estamos desesperados», reitera una y otra vez desde la distancia la prima de Karol. Eso y que «necesitamos ayuda para repatriar el cuerpo».

La última vez que Leticia vio con vida a Karol le comentó «que estuviera tranquila porque iba ir a pasar el fin de semana a Bilbao con unos amigos». Según la mujer afincada en Galicia ya desde hace diez años, donde trabaja como peluquera, «Karol me dijo el viernes que volvería a casa el lunes». Añade que «era habitual que saliera a conocer otros sitios, pero nunca se había marchado tan lejos». Al llamarle para interesarse por su estado y no tener respuesta, siguió insistiendo hasta que alguien, que no acierta a precisar, le confirmó desde el otro lado del hilo telefónico que su inquilina había muerto en un accidente.

Preguntan por el seguro

La familia transmite en todo momento la idea de que «el traslado del cuerpo es muy costoso» y aunque ya le han instado a ponerse en contacto con la embajada española en Brasil, trata de recabar más datos, «porque la información que nos llega es muy escasa», señala la prima de Karol «y lo único que pedimos es que alguien nos preste ayuda».

Lo que la familia Oliveira ha tratado de averiguar hasta el momento es si el coche en el que viajaba Karol en el momento del siniestro, un Opel Astra matriculado en Madrid, tenía seguro. «Queremos saber algo pero no conseguimos tener acceso al seguro», explica confusa la prima de la fallecida.

La comunicación no ha sido fácil ya que los cuatro acompañantes del coche siniestrado que salieron con vida -el chófer, vecino de Bilbao, más tres personas naturales de Nicaragua- no supieron identificar a Karol, quien viajaba sin ninguna documentación. De hecho, así como la investigación de la Ertzaintza concluyó desde un primer momento que uno de los fallecidos era un vecino de Bilbao de origen marroquí de 23 años, tuvo que tomar las huellas dactilares al cadáver de la brasileña para averiguar sus datos personales.

La Ertzaintza siguió el protocolo establecido para este tipo de casos en los que ningún familiar o persona cercana confirma la identidad de un fallecido. Envió los datos de las huellas a Brasil para que instancias oficiales del país suramericano confirmaran de quién se trataba. En estos casos, señalan desde fuentes del departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, «el secretario judicial exige una identificación forense».

La prima de Karol cuenta que la fallecida «cumplía 27 años el 31 de diciembre y estaba disfrutando de un regalo de cumpleaños ya que la familia había reunido sus ahorros para permitir que viajara a España». También revela que «había conseguido trabajar en un salón de belleza», a lo que la propietaria de la casa donde vivía añade que «me dijo que consiguió un permiso para permanecer tres meses más aquí».

Tal y como desveló a este periódico uno de los nicaragüenses que viajaba en el coche accidentado, de nombre Iván, la joven brasileña se había trasladado desde Bilbao hasta Donostia la noche del viernes en un coche donde le acompañaron dos chicas también de Nicaragua y dos jóvenes marroquíes que volvían a la capital vizcaína cuando ocurrió el fatal suceso. La tasa de alcohol del conductor fue de 0,24 mg/l, por debajo del máximo permitido de 0,25 miligramos. También dio negativo en la prueba de drogas, a pesar de lo cual fue detenido y puesto a disposición judicial.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate