Diario Vasco

Alumnado que disfruta y aprende

fotogalería

Los alumnos de FP mostraron sus proyectos en dos carpas que se instalaron en la plaza Unzaga. / FÉLIX MORQUECHO

  • Eibar acogió la feria Ikasenpresa, con 204 empresas escolares de FP

  • Cerca de 1.500 estudiantes de centros de Formación Profesional acudieron para presentar en público todo tipo de iniciativas

La Formación Profesional vive una constante adaptación a los tiempos y cada vez son más los centros que apuestan por una enseñanza práctica. Eso es lo que busca el proyecto Ikasenpresa, que en este curso ha puesto en marcha 632 empresas escolares implicando a 4.000 alumnos den centros de FP de toda Euskadi.

Eibar recibía ayer a 204 de estos proyectos, unos 1.500 jóvenes, en una feria que celebraba su sexta edición. «Los alumnos ven conceptos, tipos de empresa, cómo se constituyen, necesitan una idea de producto o servicio, buscan el cliente potencial, hacen su estudio de mercado... y trabajan otras competencias como el trabajo en equipo» explica Iñaki Mujika, director ejecutivo de Tknika, centro de investigación e innovación aplicada de la Formación Profesional del País Vasco. El trasfondo de este programa busca fortalecer la cultura emprendedora cambiando la metodología educativa. «El alumnado disfruta más, aprende más y participa más»

Dos grandes carpas acogieron los puestos de unos proyectos, tan variados como la imaginación de sus promotores. El alumnado de Salesianos Urnieta apostó por un sistema de transporte de agua pensado para zonas sin acceso a energía eléctrica. «Sacamos el agua de un pozo y usamos una bomba de ariete para su traslado. El problema es que estas bombas tienen pérdidas pero ese agua realimenta el sistema, y una electroválvula hace que cuando se llena el depósito el bombeo se detenga» explica Aleksey Fursenko. Él y sus compañeros de Robótica diseñaron un mecanismo y programaron su control por Arduino. «Con placas solares sería autosuficiente. Nos están haciendo muchas preguntas porque no se ve a primera vista lo que es y despierta curiosidad».

Si el anterior proyecto podría ser una ayuda en zonas secas, el de Livia Jales y sus compañeras del instituto donostiarra Zubiri Manteo pone su mirada en las personas discapacitadas. «Estudiamos el ciclo superior Agencias de viaje y gestión de eventos y nos dedicamos a la organización de eventos adaptados, excursiones y también experiencias sensoriales, por ejemplo actividades con los ojos tapados en las que nos ponemos en la piel de una persona invidente» explican. En el diseño de su proyecto vieron la falta de existencia de empresas dedicadas a este sector por lo que buscaron diferenciarse.

Pelador de patatas

Un recorrido por la feria permitió ver iniciativas como los llamativos juguetes de madera Zeta Wood de Bidasoa Irun, o el campamento de estética de Monte Albertia de Zarautz. En otro de los puestos se encontraba el pelotari mallabitarra Aitor Elordi, con un proyecto del instituto Lea Artibai de Markina. «Es un pelador automático de patatas, que integra un taladro en una carcasa. Funciona muy bien pero aquí nos hemos encontrado con problemas con la corriente».

Independientemente del producto, la idea es que el alumnado sepa qué es poner en marcha una empresa, y ayer todas salieron al mercado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate