Diario Vasco

Hoy, marcha solidaria de nordic walking en Donostia

Una marcha nórdica solidaria a favor de Aspanogi recorrerá hoy, a partir de las once de la mañana, los cerca de seis kilómetros que separan la explanada de Sagüés del Peine del Viento con motivo del Día Internacional del Niño con Cáncer, que se conmemora el miércoles, día 15. Desde las diez de la mañana los interesados podrán inscribirse en Sagüés (7 euros). La asociación cederá 50 pares de bastones, y la marcha, «apta para todas las personas», también se puede realizar sin esos elementos de apoyo.

Como novedad, al final de la marcha, en la que participarán grandes amigos de Aspanogi como el payaso Porrotx, se entregará una medalla a todos los participantes. Es una forma de agradecer la Medalla al Mérito Ciudadano que recibió la asociación el pasado día de San Sebastián, reconocimiento que aprovecharon para reivindicar la presencia regular de un psicólogo en el Hospital Universitario Donostia para atender a los menores y sus familias.

En la actualidad, Aspanogi proporciona atención psicológica una vez a la semana, «pero no es suficiente. Sobre todo al principio, ayuda mucho esa atención psicológica, que viene muy bien. Y no solo para los niños con cáncer, sino para todas las familias con niños enfermos», dice Silvia.

Los padres de Sara echan de menos la mayor presencia de un psicólogo, así como más habitaciones para niños oncológicos. «Las cinco que hay se quedan cortas. El año pasado hubo overbooking», se quejan. Además, creen que hace falta una sala de juegos «para que no tengan que estar todo el día en la habitación. Cuando estuvimos en La Paz, en Madrid, nos sorprendió que precisamente donde no estaban era en la habitación, sino en la sala de juegos con otros niños como ellos. Porque durante la enfermedad no les puedes llevar al parque o a sitios con otros chavales para que no se contagien».

Del personal que les ha atendido no tienen ninguna queja. Al contrario. «Todos 'chapeau', te ayudan muchísimo y se acaban convirtiendo en parte de la familia». Empezando por los oncohematólogos y terminando por el personal de limpieza, «se implican muchísimo. No podemos tener una mala palabra para nadie».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate