Diario Vasco

Siete kilómetros en dirección a la tragedia

  • Los trabajadores de la AP-8 han visto cómo el coche circulaba en sentido contrario y han intentado sin éxito detener su avance

Los trabajadores de la AP-8 han sido conscientes de la tragedia que se avecinaba cuando han visto como un Opel Corsa gris conducía en dirección prohibida a la altura de la localidad guipuzcoana de Astigarraga donde, según las primeras investigaciones, se había incorporado de forma errónea a la vía rápida. Este automóvil ha puesto en alerta todos los sistemas de seguridad de la autopista pero las medidas se han mostrado inútiles. «Les hemos dado las luces largas y se ha intentado avisarle pero no ha servido de nada», ha explicado uno de los empleados que ha asistido al avance imparable de este turismo.

En los túneles de Arizmendi y de Aritzeta se han activado los mensajes de la señalización luminosa para informar al conductor de que circulaba en dirección contraria. El piloto no se ha percatado de las advertencias y no ha frenado. En total, ha circulado siete kilómetros en dirección contraria y en los últimos momentos de su recorrido ha llegado a esquivar a dos turismos que avanzaban en el sentido correcto. Según uno de los empleados de la autopista, en ese momento el automóvil «no circulaba a una gran velocidad» lo que ha evitado que el accidente tuviera una consecuencias más fatales.

En el momento final de su trayecto, el turismo ha chocado con la ambulancia de transportes Gipuzkoa en la que viajaban tres pacientes que se dirigían a recibir su tratamiento de diálisis. A consecuencia del impacto, el Opel Corsa ha salido despedido hacia uno de los laterales del carril y se ha empotrado en la mediana de cemento que separa las dos vías. Dos de los seis pasa

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate