Diario Vasco

La Justicia rumana levanta el control sobre la madre que se llevó a su hijo tutelado

  • Las autoridades impusieron a la progenitora medidas cautelares durante treinta días, que ahora han sido revocadas

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

La Justicia rumana ha dejado sin efecto la medida de control que sus propios jueces habían decretado sobre la madre que en enero se llevó por la fuerza a su hijo tutelado por la Diputación en Donostia. La progenitora, que fue arrestada el pasado mes, horas después de que la Policía de aquel país localizara al menor, permanece en libertad y ya no tiene ninguna obligación de comparecer ante ninguna instancia. El niño, de once años, vive actualmente en el domicilio de la abuela y se encuentra bajo su cargo.

El arresto, que fue practicado por la Policía de aquel país el pasado 19 de enero, fue notificado al Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián que investiga los hechos. La comunicación llegó mediante un fax que fue remitido por las autoridades rumanas. La madre fue puesta posteriormente a disposición de la Justicia al objeto de que decidieran si autorizaban o no la entrega solicitada por el juzgado de Instrucción donostiarra.

Ayer, fuentes del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco indicaron que ya el mismo día del arresto, las autoridades judiciales rumanas acordaron la libertad de la investigada, si bien le impusieron «una medida de control por un plazo a treinta días», informaron desde el alto tribunal vasco.

Sin embargo, el pasado miércoles, el juzgado recibió una nueva resolución emitida esta vez por el «tribunal competente» de Rumanía y con fecha del 2 de febrero. En el documento se acuerda la revocación de la medida de control impuesta con anterioridad, de manera que la madre se mantiene en libertad, si bien sobre ella ya no recae ninguna otra obligación.

Delito de sustracción

A la madre se le atribuye la comisión de un delito de sustracción de menores, recogido en el artículo 225 bis del Código Penal vigente en España. El ilícito está castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de cuatro a diez años.

El arresto de la madre fue consecuencia de una orden europea de detención y entrega emitida por el juzgado de la capital guipuzcoana el pasado 7 de enero. Dicha orden acordó, además de la detención, su posterior puesta a disposición de dicho órgano.

En el escrito, sin embargo, no se hizo mención alguna a la persona que le ayudó a escapar -el conductor del coche en el que huyó- y que, según fuentes consultadas, es su actual pareja sentimental.

Tras la última decisión de la justicia rumana, el proceso de extradición de la madre o cuando menos traslado a San Sebastián no se sabe muy bien en qué fase se encuentra. No obstante, en el supuesto de que los requerimientos realizados desde la capital no se lleven a efecto, el juzgado instructor donostiarra adoptará «las medidas que procedan», han señalado.

La sustracción del niño tuvo lugar el 5 de enero, en torno a las once de la mañana, en las inmediaciones del «espacio de convivencia» Etxegorria, situado en la zona de Ategorrieta de la capital guipuzcoana. Se trata de un recurso de acogimiento familiar, donde se llevan a cabo visitas por orden de la Diputación, entre niños y jóvenes bajo tutela foral con sus familias biológicas. El niño se encontraba viviendo con una familia de acogida urgente.

En plena calle

Los hechos se produjeron en la vía pública, antes de que la técnico que llevaba al pequeño accediera a las instalaciones del centro. Siguiendo los protocolos establecidos, la familia de acogida había trasladado esa mañana al menor a otro centro diferente, donde fue recogido por la supervisora foral para su traslado a Ategorrieta a mantener la vista con la madre.

Todo se truncó en plena calle. La progenitora arrebató al menor a la fuerza, sin que la persona que iba a controlar la visita pudiera hacer nada para impedirlo. Seguidamente, la madre se dirigió a un coche que permanecía estacionado en las proximidades, a cuyos mandos se encontraba la actual pareja sentimental de la madre. Una vez dentro del vehículo, ambos emprendieron la huida.

El menor reside actualmente con su abuela y según fuentes de la Diputación se encuentra bien atendido. Desde su localización, los servicios sociales forales se mantienen en contacto con sus colegas de Rumanía que, a su vez, efectúan periódicas visitas a la familia y realizan un seguimiento de la evolución del menor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate