Iker Fernández: «Cambiar de mentalidad requiere coraje. Es sencillo, pero no fácil»

Iker Fernández, la semana pasada en Tabakalera./
Iker Fernández, la semana pasada en Tabakalera.

El coach donostiarra 'Hacedor de Aventuras' imparte hoy una charla en Donostia, en Tabakalera, y el 14 dentro del Aula DV en la biblioteca CBA de Irun

AMALIA IBARGUTXISAN SEBASTIÁN

«El objetivo es llegar a 10.000 personas, y esto se logra pateando. He calculado que harán falta unas 150 conferencias, aunque no he puesto fechas límite para lograrlo. Me lo he planteado como un juego, un reto. He visto que hace mucha falta, si se puede hacer algo así es porque hay mucha demanda». A modo de pistoletazo de salida a la gira '10.000 sonrisas', el coach Iker Fernández (Donostia, 1973), más conocido como 'Hacedor de Aventuras' (www.beta.hacedordeaventuras.com), ofrece hoy una conferencia gratuita en el espacio IMPACT HUB de Tabakalera, y el próximo martes, 14 de febrero, protagoniza el Aula DV en Irun, en la Biblioteca Carlos Blanco Aguinaga. Ambas charlas, tituladas 'Cómo ser tu propio coach en la vida y en el trabajo', empiezan a las 18.30 horas.

- Según Lundbeck, compañía farmacéutica especializada en el tratamiento de enfermedades del cerebro, entre el 8% y el 15% de personas sufre depresión a lo largo de su vida. Según la OMS, la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

- En una conferencia a la que asistí ayer, se mencionaban unos datos de la OMS que señalan que actualmente, el 90% de las enfermedades de las personas son derivadas del estrés. Es decir, problemas de hígado, del aparato digestivo o circulatorio, dificultades para dormir, hernias discales... vienen generadas por el estrés, de situaciones emocionales que no hemos sabido gestionar. Cada persona tiene herramientas diferentes para hacer frente a la frustración.

- ¿La inteligencia emocional no es innata?

- En absoluto. Hay quien tiene más facilidad, pero la parte educacional es vital. La cultura condiciona nuestros pensamientos, y estos, nuestras emociones. Habría que empezar a trabajar la gestión emocional en la escuela, así como en casa. Es sencillo, pero requiere entrenamiento y seguir unas pautas.

- ¿Es ahí donde entra el coaching?

- La salud emocional afecta directamente a la salud física. Coaching es el nombre que se le ha puesto a una metodología, una manera de llegar a un estado de bienestar, pero nada más. Tenemos miedo a parar y pensar, pero es imprescindible hacerlo. Nos falta coraje y nos sobra fuerza. La fuerza es instinto de supervivencia y la vulnerabilidad, en cambio, es coraje. La sinceridad es coraje.

- ¿De ahí deriva el éxito del coaching?

- Se requiere coraje para tomar decisiones, para aprender a decir 'no'. El 'no' suele llevar a la frustración porque el 'no' connota ideas claras. Estamos inmersos en una cultura que dice 'sí' por miedo a perder oportunidades, cosa que no está mal, pero hay que tratar de hacer menos. La frustración es una alerta de que algo no funciona, una expectativa no resuelta. El coaching sirve para aprender a aceptar el error.

- ¿Cómo se trabaja algo tan complejo en una charla?

- Propongo un viaje por el funcionamiento del ser humano. Propongo poner el foco en el quién soy en vez de en los resultados que consigo. No soy lo que trabajo, ni los resultados que obtengo. Lo importante son las ideas. Las creencias condicionan después la actitud y esta el comportamiento, del que dependen, finalmente, los resultados.

- Entonces, ¿solemos empezar la casa por el tejado?

- Efectivamente. Ponemos el foco en los resultados, cuando el orden debería ser inverso. Modelo, propósito, creencias, actitud, comportamiento y resultados. Pero un cambio de mentalidad duele, porque requiere coraje. Es sencillo, pero no fácil.

- Requiere salir de la zona de confort.

- Más que de confort, la zona conocida. La necesidad de cambio viene de la incomodidad, de algo que falla. A una persona que está sufriendo no puedo decirle que está en su zona de confort, es una falta de empatía.

- ¿La empatía es una herramienta importante?

- La empatía es la capacidad de ponerse los zapatos de otro, pero también puede significar ponerse su mochila, y eso puede cargarte de energías negativas. A la hora de ayudar, la empatía debe utilizarse, efectivamente, como herramienta de gestión y de cambio. Sin que añada más peso al asunto.

- Además de las conferencias, tienes previsto impartir un máster de desarrollo personal: 'Selfcoaching 360º'

- Es un máster de desarrollo personal experiencial. Esto significa que no es un máster de coaching o de inteligencia emocional, donde enseñan técnica, sino uno en el que, simplemente, aplicas en tu propia carne la teoría. Yo veía que hacía falta vivir el viaje, experimentar el desarrollo personal. Hablar de las relaciones de pareja sostenibles, de las relaciones padre-hijo, de la relación que tenemos con el dinero, la realización profesional, del concepto de la vocación, hablar del comportamientos humano...

- Se refiere a hablar de todo lo que no se enseña en el colegio ni en la universidad.

- Resumiendo, autoconocimiento y realización personal.

- ¿Con qué objetivo?

- La revisión de uno mismo. Cuestionarse y reasignar respuestas. Llegar a tener una actitud proactiva y positiva ante la vida. Y eso no significa reír a carcajadas y sonreír constantemente, sino saber relativizar y gestionar en positivo. Aceptar las circunstancias que te han tocado.

- ¿Para ello, cuál es la clave?

- Experimentar. El coaching por el coaching no sirve. Cuando empecé con esto, trabajaba como director comercial en una empresa y mi objetivo era motivar a mi grupo. Con el tiempo, me di cuenta de que yo no era nadie para dar motivos por los que hacer algo a otra persona. Empecé a preguntar. Y cuando la gente responde, busca y encuentra. Ambicionamos resultados, cuando el sentido de las cosas no está en el tener, sino en el para qué.

- ¿Cuáles son las pautas para la satisfacción?

- Celebrar los logros. No le damos la importancia que tiene al conseguir nuestros objetivos. Nos esforzamos durante largas temporadas y en cuanto conseguimos algo, ya no le damos importancia.Hay que aprender a disfrutar la mejora, masticar el avance. Sentir orgullo.

- ¿Y para sentirse satisfechos trabajando?

- Básicamente, tener claro lo que quieres. Establecer condiciones, las responsabilidades que estás dispuesto a asumir... permitirte las aspiraciones. A pesar de la crisis, de la edad y de los miedos... mantener las ideas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos