Diario Vasco

Desatar a los ancianos en las residencias

Ancianos en una residencia
Ancianos en una residencia / MIKEL FRAILE
  • Un estudio recoge los resultados de los programas de cuidados sin sujeciones físicas a las personas mayores que están en centros

El uso de sujeciones físicas en las residencias de ancianos es ya historia pasada en la gran mayoría de centros. En 2010, Matia Fundazioa dio el primer paso de una transformación paulatina en la forma de cuidar a los ancianos y, bajo la filosofía del buen cuidado, implantó una forma de trabajo para favorecer un uso "racional" de las sujeciones. Iniciativas similares se han ido poneniendo en marcha en otras residencias. Un estudio reciente, publicado ahora por el Centro de Documentación y Estudios SIIS, ha evaluado los resultados de un programa de cuidados en demencia libre de sujeciones, diseñado por la Fundación María Wolff y Sanitas.

La investigación se realizó en 41 residencias distribuidas por varias Comunidades Autónomas, entre septiembre de 2011 y septiembre de 2014. La muestra incluyó la situación de cuidados de 7.657 usuarios, muchos de ellos diagnosticados con demencia (63,5%). Se midió la exposición a diez tipos de sujeciones: sujeción torácica, sujeción abdominal en silla, peto y sujeción perinola, manoplas, muñequeras, bandeja, cinturón T-abdominal, cinturón abdominal en cama, sábana de sujeción y otras sujeciones. Las barandillas y protectores de barandillas no se consideran sujeciones.

Eliminación de esas sujeciones

A lo largo de los tres años de puesta en marcha del programa, el uso de las sujeciones se redujo de manera significativa, recoge las conclusiones publicadas por el SIIS. En ese tiempo, el número de personas con las que se había usado algún tipo de sujeción pasó del 18,1% al 1,6%. El informe resalta que el consumo global de psicotrópicos se mantuvo estable.

El estudio que ahora se publica también midió las consecuencias de la eliminación de esas sujeciones. El principal impacto fue el aumento de las caídas, cuya tasa total creció del 13,3% al 16,1%. No obstante, no se incrementaron de forma significativa las caídas con lesión, lo que lleva a concluir a los autores del informe que la eliminación de sujeciones físicas no implica un mayor problema de seguridad para los usuarios de residencias, incluidos los pacientes con demencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate