Diario Vasco

Se buscan familias para regalar salud

Amaia y Denis, en el área infantil del hospital oncológico Boronyabli. El estuche de la Real gustó mucho a Denis.
Amaia y Denis, en el área infantil del hospital oncológico Boronyabli. El estuche de la Real gustó mucho a Denis.
  • Bikarte necesita hogares para que niños de Bielorrusia afectados por la radiación y la pobreza pasen el verano

  • Ya hay 46 menores que tienen aseguradas sus vacaciones en Gipuzkoa, pero la asociación quiere traer a más pequeños

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

46 niños bielorrusos pasaron durante las pasadas Navidades un mes en San Sebastián con distintas familias empeñadas en mejorar la salud que les quebrantó la radiación de la central nuclear de Chernobil y la situación de exclusión en la que viven. Siete de ellos aterrizaban en San Sebastián por primera vez. Todos ellos, los 46, volverán este verano a las mismas familias con las que pasaron las fiestas para disfrutar dos meses y medio de juegos, excursiones, bici, piscina y, sobre todo, de buenas condiciones para su salud.

La iniciativa está auspiciada por la asociación Bikarte, (bikarte@yahoo.es), dedicada a la acogida temporal de niños rusos y bielorrusos que viven en orfanatos y zonas muy radiadas. Amaia Aretxaga, presidenta de la asociación, recuerda que Bielorrusia se llevó el 70% de la radiación de Chernobil y que el alcoholismo en la zona hace estragos.

«Desde 1997 hemos traído niños y estamos implicados en su salud física y mental. La asociación está declarada de utilidad publico por el Gobierno Vasco», explica Amaia. Esta mujer ha cogido durante diez años a un niño y una niña, a Margarita y Shasha, y ahora es madre suplente de familias de acogida por si surgen problemas con alguno de ellos.

Más allá de reconocimientos oficiales, el empeño de Bikarte es que más niños bielorrusos tengan la oportunidad de venir a San Sebastián o a Gipuzkoa. Saben que en abril o mayo empezarán a recibir algunas peticiones de familias dispuestas a acogerlos para pasar el verano. Pero para entonces ya será tarde. Los críos no tendrán la oportunidad de disfrutar ni de aliviar el nivel de radiación que tienen en el cuerpo debido a que no se podrán cumplimentar determinadas exigencias para este 2017.

«Los trámites administrativos son muy complejos y por eso es necesario contar con personas interesadas desde este mismo mes. Tenemos un listado de críos que necesitan de forma urgente salir de allí al menos durante unos meses, chavales que conocemos personalmente porque conseguimos, con un permiso especial, acceder esas zonas para conocer cómo vivían estos críos». El panorama fue peor del que el grupo donostiarra intuía. Además del alcoholismo, los chavales viven en orfanatos en unas condiciones de pobreza impresionantes. No saben lo que es el cariño y detrás de cada crío hay un drama más allá de la radiación.

Como Denis, un pequeño ingresado en el hospital oncológico Boronyabli de Bielorrusia, una de cuyas alas está en proceso de rehabilitación gracias al apoyo de Bikarte. Denis disfrutó con un estuche de la Real Sociedad mientras otros críos se entusiasmaban con los balones que fueron donados por el club. «En Bielorrusia hay un 300% más de cáncer infantil que en el resto de Europa. Por eso, estos niños tienen que salir de allí, es urgente que mejoren su salud. Tenemos una lista de críos que son prioritarios, los vimos allí nosotros mismos, y necesitamos con urgencia familias de acogida para este verano, gente que quiera regalar salud y cariño a un menor».

Los pequeños hablan en ruso, pero la experiencia de Amaia, como madre de acogida y presidenta de la asociación, le dice que el idioma es el menor de los problemas. «Con los diccionarios de dibujos que les damos y los gestos la comunicación es fácil. Sobre todo si hay otros niños, aprenden enseguida».

No es necesario ser una familia al uso, solo personas «cabales y con ganas de dar cariño y aportar salud». Por si alguien tiene dudas, la radiación se les mide cuando llegan y cuando se van... Y la diferencia, asegura Amaia, es radical. «Las familias deben pagar el viaje, aunque la asociación subvenciona el 80%». Durante el tiempo que pasan en Donostia los niños pueden salir de vacaciones siempre que no sea al extranjero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate