Diario Vasco

Un temporal dejará a partir de hoy lluvia y nieve y, para la semana próxima, frío con mínimas de -10º

fotogalería

La bola de nieve de la plaza Cervantes, caída. / ANTXON BLANCO

  • Las fuertes rachas de viento han provocado esta noche olas de hasta cinco metros. La bola de nieve de la plaza Cervantes de Donostia ha quedado desplazada

Los primeros efectos del temporal que azota Gipuzkoa ya se han hecho sentir esta misma noche. Los fuertes vientos han hecho acto de presencia en la costa, donde se han registrado olas que han alcanzado los cinco metros de altura.

En San Sebastián, el viento ha provocado el desplazamiento de la bola de nieve de la plaza Cervantes. En la estación de Jaizkibel se han registrado vientos que han llegado a superar los 65 km/h.

Empeoramiento a partir de hoy

Las máquinas quitanieves están ya a pie de carretera. Si se cumplen los pronósticos, su concurso será clave para mantener limpia la red viaria de Gipuzkoa. El tiempo experimentará a partir de hoy un notable empeoramiento. Un fuerte temporal, que dejará lluvia, nieve a 400 metros y rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora, azotará durante el fin de semana la cornisa cantábrica.

La agencia estatal de meteorología ha activado las alertas naranjas por riesgo «importante» de nevadas en el interior de Gipuzkoa y también por fuerte oleaje. Euskalmet rebaja el nivel de riesgo a «aviso amarillo». Y para la semana que viene, si los modelos meteorológicos se cumplen, se espera una ola de frío siberiano, con mínimas de 10 grados bajo cero.

Todo está dispuesto para minimizar, en la medida de lo posible, los efectos de este temporal que se canalizará entre el anticiclón de las Azores, situado al noroeste de la península, y una zona de bajas presiones sobre el interior de Europa. Según Margarita Martín, delegada de la agencia estatal en Euskadi, estas condiciones «van a favorecer la entrada de una masa de aire marítimo, frío y húmedo, que dará lugar a precipitaciones que van a ser persistentes».

Las lluvias se mantendrán hasta el lunes, con acumulaciones importantes, de hasta 120 litros por metro cuadrado en muchas zonas. Una buena parte de esas precipitaciones serán en forma de nieve, ya que la cota bajará hasta los 300 metros.

Anoche ya se dejaron sentir las primeras gotas y hoy continuarán las lluvias que serán importantes, con fuertes rachas de viento del oeste-noroeste. «Esta sería la segunda entrada importante de lluvia que podría hacer que los embalses alcancen la situación de normalidad. Esos días atrás, en puntos como el Añarbe o Urkiola se han registrado 120 litros, pero en zonas bajas han caído entre 70 y 90. Por tanto, a los embalses todavía les faltan otros 80-90 litros que se podrían recoger entre hoy y mañana. Además, caerían de forma generalizada, tanto en el interior como en la costa. Incluso en Álava», señala Martín.

La nieve se dejará notar hoy mismo. La cota irá descendiendo, de manera que por la mañana se situará a 800 metros y por la tarde es posible que termine a 400. «Pero, además, de manera aislada, puede nevar en cualquier sitio, como en Beasain o Zumarraga. O en los valles más encajonados. En la costa no, al menos hoy », afirma Martín.

Mañana hará más frío, de forma que la cota de nieve descenderá todavía más y se situará en torno a 300 metros. Y el domingo, las temperaturas seguirán cayendo. «Aunque ese día empezará a disminuir la precipitación, podría nevar a nivel del mar. Podríamos ver alguna playa nevada», afirma Margarita Martín.

Ademas de lluvia, nieve y viento, el temporal provocará una mar combinada del noroeste de 5 a 6 metros de altura.

Ola de frío

A partir del fin de semana, sin embargo, la nieve dejará paso a una ola de frío siberiano, más heladora todavía que la registrada la semana pasada. Se prevén mínimas de entre 10 y 15 grados bajo cero. No obstante, dado que aún restan varios días, el grado de precisión del pronóstico no es fiable al cien por cien, «pero los modelos meteorológicos llevan varios días apuntando en este sentido», indica la delegada de Aemet.

En el caso de que este vaticinio se confirme, a partir del martes y hasta el final de la semana que viene, las bajas temperaturas congelarán Euskadi, donde se pueden medir mínimas por debajo de 10 grados negativos. Estos valores se podrían alcanzar en los valles del Deba y Oria, así como la desembocadura del Bidasoa. «Es decir, el frío será más acusado en las zonas más hundidas del relieve. Es posible que allí lleguen a diez bajo cero. Y, cuidado, las máximas no subirán siquiera a cero», dice Martin.

Durante la semana, siempre que este pronóstico se cumpla, los cielos estarán nublados y podría nevar en Álava y también en Gipuzkoa. No obstante, esta masa de aire llegaría a Gipuzkoa seca, si bien podría cargarse de humedad en su corto recorrido por el Golfo de Bizkaia, lo que podría dar lugar a algunas precipitaciones de nieve al nivel del mar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate