Diario Vasco

Un camionero bielorruso condenado a ocho meses de prisión por una agresión sexual en Usurbil

  • El acusado abordó a una menor, a la que pretendió besar y a quien le propuso mantener relaciones sexuales en el vehículo

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Un juzgado de San Sebastián ha condenado a un transportista bielorruso a ocho meses de prisión por abordar a una menor en Usurbil de la que abusó y a la que propuso mantener relaciones sexuales dentro de su camión. El acusado ha sido declarado autor de un delito de agresión sexual y le sentencia, además, a indemnizar a la chica con 1.000 euros.

Los hechos se remontan a octubre del año pasado cuando la menor regresaba de clase en compañía de otra amiga y una profesora. Según la resolución, dictada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Donostia, la víctima vio al acusado sobre las doce del mediodía, pensó que podía encontrarse perdido y se detuvo a ayudarle.

Sin embargo, en un momento dado, cuando se quedó sola, el acusado le cogió fuertemente por el brazo y la espalda al tiempo que se acercó a su boca y expresó su deseo de besarle. Seguidamente le propuso ir a su camión para mantener relaciones sexuales.

Ante aquella situación, la joven intentó marcharse, si bien el camionero se lo impidió. En aquel momento, acertó a pasar por el lugar un hombre, vecino y amigo del padre de la chica. Al verla en aquella difícil situación, se acercó y preguntó al acusado «¿Qué haces?». En aquel momento, el agresor la soltó y se marchó del lugar. Pero no acabaron ahí las tentativas del acusado de mantener un encuentro sexual a toda costa. Media hora después del incidente anterior, se dirigió a otra chica que acabada de bajar de la estación del tren, también en Usurbil. A esta, sin embargo, no la agarró, sino que se limitó a hacerle gestos con la mano para se fuera con él «a mantener relaciones», según se indica en la sentencia.

Los hechos fueron denunciados ante la Guardia Municipal de la localidad, tras lo cual se estableció un dispositivo de búsqueda sobre el sospechoso. El acusado fue localizado con posterioridad por la Policía en su camión, que permanecía aparcado en un polígono industrial de la localidad, a unos 800 metros del lugar donde abordó a la menor.

El texto judicial señala mientras estaba siendo interrogado por un agente de la Ertzaintza se dirigió a un guardia municipal que asimismo estaba presente, ante el cual se tocó los genitales e hizo gestos de simulación de posturas sexuales.

El titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Donostia considera «acreditado» que en el reiterado intento de besar a la chica, el acusado empleó la violencia física, «pues por tal debe considerarse el hecho de que la sujetara con fuerza por al brazo y la espalda hasta el punto de causarle unos pequeños moratones».

En opinión del magistrado, la corpulencia del acusado en relación con la complexión de la víctima, unido al hecho de que pretendiera darle un beso y llevarla luego a su camión, «pone de manifiesto o exterioriza, sin género, de dudas el ánimo libidinoso que guiaba su conducta».

En definitiva, el juez considera que en el caso se dan todos los elementos del delito de agresión sexual, «puesto que hubo una acción lasciva» que consistió en el intento de besar a la chica por parte del acusado, de quien dice actuó movido por «una indudable intención libidinosa» que exteriorizó verbalmente y en el intento de llevarla al camión «para consumar el acto sexual».

Aun cuando la defensa pidió que el hecho se calificase como un delito en grado de tentativa, el juez rechaza esta solicitud, al considerar que el acusado exteriorizó su propósito delictivo y que si no llegó a consumarlo fue porque apareció el testigo que finalmente provocó su huida. El juzgado asimismo rechaza la aplicación de cualquier atenuante por embriaguez. La sentencia no es firme y puede ser recorrida ante la Audiencia Provincial.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate