Diario Vasco

La presa de Ibai Eder se sitúa también en nivel de emergencia

La presa de Ibai Eder deja al descubierto parte de tierra de su contorno.
La presa de Ibai Eder deja al descubierto parte de tierra de su contorno. / MICHELENA
  • Para hoy se esperan precipitaciones que pueden dar lugar a acumulaciones de entre 40 y 60 litros por metro cuadrado

Serán las primeras lluvias con fundamento del último mes y medio. A partir de las seis de la mañana de hoy se activará el aviso amarillo por riesgo de lluvias, que podrían ser intensas sobre todo en la costa. Los servicios meteorológicos prevén acumulaciones de entre 40 y 60 litros. Todo lo que caiga será bien recibido, más todavía tras conocer que en las últimas horas otro embalse del territorio, el de Ibai Eder, ha entrado también en nivel de emergencia. Antes ya lo estaba el de Lareo. De las nueve presas que hay en Gipuzkoa, solo dos, Endara y Añarbe, están en situación de normalidad.

La llegada de un frente pondrá hoy fin a una prolongada racha de sequía que empezó en el mes de diciembre. El último mes del pasado año fue el más seco en el observatorio de Hondarribia, donde solo cayeron 11,6 litros cuando la media del mes es de 183. También fue muy escaso en precipitaciones el centro meteorológico de Igeldo, donde apenas se midieron 20,9 litros. ¿Y qué decir de lo que va de enero? Que no ha caído ni una sola gota.

Con estos antecedentes, las precipitaciones que a partir de hoy vayan a caer servirán para frenar el paulatino descenso que han venido experimentado las reservas hídricas del territorio. En las últimas horas, el embalse de Ibai Eder, enclavado junto a Azpeitia y que suministra a una población de 68.600 habitantes ha entrado también en situación de emergencia. Ello, sin embargo, no significa que las poblaciones que se abastecen de ella vayan a sufrir, al menos a medio plazo, restricciones. Fuentes del Consorcio de Aguas de Gipuzkoa recuerdan que el volumen embalsado a día de hoy es del 46,87%, «lo que significa que disponemos de un total de 5.300.000 metros cúbicos. El volumen de agua utilizable -el que está por encima de la última toma de abastecimiento- es de aproximadamente 4.900.000 metros cúbicos. Y teniendo en cuenta que la demanda diaria en el sistema, incluidos los caudales ecológicos, es de unos 20.000 metros cúbicos, si no lloviera nada tendríamos una autonomía estimada de 245 días, algo más de ocho meses», afirma Iñigo Elosegui, gerente del consorcio.

La otra presa en nivel de emergencia es Lareo que, normalmente, se utiliza para abastecer a Ataun y también como caudal ecológico del río Agaunza. En este momento se encuentra al 63,7%, de manera que acumula 1.420.000 metros cúbicos y vierte un flujo ecológico de 25 litros por segundo. Teniendo en cuenta estos valores y que su demanda diaria es de 2.800 metros cúbicos, goza de una autonomía de quinientos días.

De todas las presas, la de Arriaran, que suministra al Goierri, es la que más bajo nivel ofrece porcentualmente. El agua embalsada a día de hoy es del 43,24%, lo que significa que cuenta con un total de 1.300.000 metros cúbicos. El volumen de agua utilizable es de aproximadamente 1.200.000 metros cúbicos. «La demanda diaria en el sistema es de unos 8.600 metros cúbicos, incluidos los caudales ecológicos, teniendo en cuenta que Ormaiztegi, Gabiria, Mutiloa y Zerain se están abasteciendo desde el sistema del Alto Urola, es decir desde Barrendiola. Por lo tanto, en el caso de que no lloviera, tendríamos una autonomía estimada de 140 días, casi cinco meses. Y si a esta cifra le añadimos el agua que actualmente extraemos de algunos pozos subterráneos, alrededor de 1.000 metros cúbicos al día, dispondríamos para unos 160 días», afirma Elosegui, quien precisa además que entre el volumen embalsado entre Lareo y Arriaran acumulan 2.620.000 metros cúbicos, de forma que «llegaríamos a tener una autonomía estimada de 250 días, es decir más o menos como en Ibai Eder».

Diez puntos menos

Por su parte, el embalse del Añarbe se encuentra al 67,2% de su capacidad, diez puntos menos que hace un año y veintiuno por debajo respecto a la media de los últimos cinco años. En lo que va de mes únicamente se han recogido los 0,6 litros que se registraron el domingo. El mes de enero más seco en Añarbe corresponde al año 1993, cuando únicamente cayeron 16 litros, mientras que el más lluvioso fue el de 2013, con 557 litros. La media es 222 litros. La presa acumula en estos momento agua para nueve meses.

Los restantes embalses del territorio se encuentran en mejor situación, aunque Aixola e Ibiur están en prealerta y Urkulu, en alerta.

El tiempo, por lo tanto, empeorará hoy de forma notable. Los cielos estarán muy nubosos o cubiertos y las precipitaciones serán entre débiles y moderadas, más abundantes en la vertiente cantábrica.

La cota de nieve rondará los 1.300-1.400 metros y bajará hasta los 1.200 por la noche. El viento soplará del noroeste flojo a moderado, con rachas fuertes en el litoral y áreas de montaña. Las temperaturas máximas apenas cambiarán con respecto al día anterior, según Euskalmet.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate