Diario Vasco

La Diputación mantiene la hoja de ruta de la incineradora pese a la reclamación de FCC

José Ignacio Asensio y Félix Asensio explicaron el pasado día 4 el contenido de la sentencia.
José Ignacio Asensio y Félix Asensio explicaron el pasado día 4 el contenido de la sentencia. / USOZ
  • La institución foral insiste en que «la adjudicación sigue adelante» mientras que la constructora sostiene que su contrato se mantiene vigente

A pesar de todas las incertidumbres judiciales, la Diputación de Gipuzkoa insiste en proseguir con su calendario de construcción de la incineradora de Zubieta, lo que incluye el mantenimiento de la unión temporal de empresas (UTE) encabezada por Urbaser al frente de las obras y de la explotación de las instalaciones. Los argumentos de FCC, que sostiene que su contrato para construir la planta de reciclaje de residuos sigue vigente, no parecen haber hecho mella en la institución foral. El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, aseguró el pasado día día 4 que «la adjudicación sigue adelante». A día de hoy esta sigue siendo la posición que marcará el devenir de las próximas semanas en el interminable conflicto de la basura en Gipuzkoa.

Por un lado se halla la UTE Gipuzkoa, liderada por FCC y secundada por Serbitzu Elkartea, Altuna y Uria, Murias y AEE Innova. A esta unión de empresas la Diputación, entonces en manos del PNV, le adjudicó en febrero de 2011 la construcción y explotación de la incineradora. Y también la Diputación, ya con Bildu en el poder, rescindió en noviembre de 2013 el contrato a cambio de una indemnización de 11 millones de euros.

Por el otro lado está el gigante chino Urbaser, que agrupa a las firmas guipuzcoanas Altuna y Uria, Murias, Moyua y LKS Ingeniería, además del grupo inversor francés Meridiam Investments. Esta UTE fue seleccionada el pasado 27 de diciembre para construir y gestionar la incineradora de Zubieta hasta 2051.

En medio está la Diputación, que ha comenzado el año de la peor de las maneras posible: volviendo al pasado. El conflicto de los residuos es en Gipuzkoa un ejemplo perfecto de reciclaje de basura. Siempre tenemos entre nuestras manos el mismo asunto pero con diferentes formas.

El nuevo capítulo de un problema que lleva camino de hundirse en el fondo de los tiempos lo escribió el pasado día 4 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de San Sebastián, que decretó en una sentencia «la nulidad de pleno derecho» del acuerdo al que en 2013 llegaron Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa (GHK) y las empresas lideradas por FCC para rescindir el contrato de adjudicación de la incineradora. En un segundo fallo conocido el pasado jueves, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 ordenó a la Diputación que «se abstenga de ejecutar» el proyecto de la incineradora hasta que se resuelva un recurso interpuesto por la plataforma GuraSOS.

«Cumpliremos los acuerdos»

Los dictámenes judiciales han sembrado el desconcierto entre todas las partes implicadas, que se preguntan qué más puede ocurrir a partir de ahora y qué pasos habrá que dar. La Diputación no ve motivos legales para frenar la licitación de las obras y mantiene en marcha sus planes. En un artículo de opinión publicado ayer en este periódico, José Ignacio Asensio afirma que el Plan Integral de Residuos de Gipuzkoa (Pigrug) «sigue vigente tal y como lo ha recogido recientemente la norma de presupuestos de 2017». «Seguiremos cumpliendo sus acuerdos para dotar a Gipuzkoa de un sistema moderno y sostenible para tratar sus residuos, desde el acuerdo y la transparencia», señala.

Falta concretar quién llevará todo esto a la práctica. La Diputación insiste en que será la UTE liderada por Urbaser. FCC discrepa. «Los únicos adjudicatarios de la incineradora somos nosotros, somos los únicos que tenemos contrato», asegura Carmelo Aguas, responsable de la Zona Norte de la compañía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate