Diario Vasco
Los afectados por el incendio se concentraron ante el solar.
Los afectados por el incendio se concentraron ante el solar. / VIÑAS

«¿Por qué han dejado de mirarnos como víctimas de un siniestro?»

  • Los afectados por el incendio de Trintxerpe aspiran a renegociar la cantidad que el Ayuntamiento ha fijado para otorgar la licencia de construcción

Los vecinos afectados por el incendio que la Nochevieja de 2013 redujo a escombros dos bloques de viviendas en Trintxerpe volvieron a concentrarse ayer, por segunda vez en menos de quince días, ante el solar en el que éstos se erigían. La movilización tenía como objetivo informar de la situación en la que se hallan y exigir al Ayuntamiento una solución para concederles la licencia de construcción de sus casas. Durante la concentración, a la que acudieron cerca de 150 personas, entre ellas buena parte de las 42 familias damnificadas, se dio lectura a un comunicado en el que se criticó duramente a la alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez (PSE-EE) y al departamento municipal de Urbanismo, con su concejal, Nahikari Otermin (PNV), a la cabeza, por los más de 700.000 euros que se les exige para comenzar a edificar los portales 5 y 7 de Euskadi Etorbidea.

Los vecinos admitieron saber que tendrían que pagar el 15% «de algún cálculo que se tenía que hacer», por el nuevo redimensionamiento de los dos bloques, que se dotarán de dos nuevas plantas para ayudarles a paliar los gastos de reconstrucción.

«Sabíamos que la cantidad a pagar calculada era de 332.410 euros y no de 728.000 euros que es lo que nos quieren cobrar ahora. ¿Por qué esta diferencia de más del 230%, señora alcaldesa?», se preguntaron, refiriéndose a las cifras obtenidas de un proyecto de construcción «similar» realizado por un estudio de arquitectos contratado en 2014 por el Consistorio pasaitarra.

Los portavoces vecinales criticaron la «extorsión» que, a su juicio, se les quiere hacer desde el Ayuntamiento. «No sé si algún vecino podrá soportar tanta presión económica y tendrá que abandonar el proyecto, situación un tanto comprometida con los demás vecinos, porque éste se está realizando con la necesaria aportación de todos. Si fallan uno o dos propietarios, el proyecto se derrumba como un castillo de naipes», declararon.

Tanto los vecinos cuyas casas fueron pasto de las llamas como los propietarios de locales comerciales situados en los bajos de los dos inmuebles manifestaron que quieren construir sus edificios «lo antes posible» y añadieron que para ello, han puesto «toda la carne en el asador desde enero de 2014».

«En esas fechas, todas las administraciones, incluido el Ayuntamiento con el departamento de Urbanismo al frente, se comprometieron a ayudarnos en todo lo que fuese necesario. Las demás instituciones siguieron adelante con sus compromisos hasta hoy, pero desconocemos en qué momento y por qué el departamento de Urbanismo dejó de mirarnos como víctimas de un siniestro y pasamos a ser una promotora que se quiere lucrar con la venta de unos pisos», indicaron.

Según explicaron, cuando tengan las llaves de sus casas en la mano, habrán pagado 3.966.737 euros, descontando seguros y ayuda institucional, que asciende a 3.084.065 euros. «Todos los propietarios habrán puesto para entonces de sus bolsillos 882.672 euros, que por vivienda sale a unos 37.798 euros. Los pensionistas tendrán que sacarlo de sus ahorros, en el caso de que tengan, y los hipotecados, tendrán que renegociar su hipoteca», declararon, enumerando otros gastos, como el de amueblar y pagar el alquiler. «Alokabide nos está recordando a los realojados en Antxo que éste es el último año de los tres del contrato suscrito», aseguraron.

Para finalizar, los vecinos acudieron a la cabalgata de los Reyes Magos para entregar su 'carta', en la que desean «negociar lo antes posible», ya que la situación es «insoportable». También anunciaron que se concentrarán todos los viernes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate