Diario Vasco

El vertedero de Lapatx inicia los trámites administrativos para su sellado definitivo

Agirretxe, Etxeberria, Goikoetxea y Bereziartua, ayer en Lapatx.
Agirretxe, Etxeberria, Goikoetxea y Bereziartua, ayer en Lapatx. / E.A.
  • Alcaldes de la zona escenificaron ayer el cierre del basurero de Azpeitia, el único que seguía abierto en Gipuzkoa

Está constatado. El ajetreo de camiones que cada día circulaban por Azpeitia de camino al vertedero de Lapatx ya es historia. Ayer por la tarde, el único vertedero en activo en Gipuzkoa cerró sus puertas tal y como habían adelantado hace tan sólo dos semanas los mismos responsables que ayer se personaron a as puertas de las instalaciones de Lapatx. El presidente de la Mancomunidad de Urola Erdia Aitor Bereziartua, junto a Eneko Etxeberria, Erramun Goikoetxea y Xebero Agirretxe, alcaldes de Azpeitia, Bidania y Errezil, respectivamente, se acercaron a las instalaciones para anunciar el «fin de la era Lapatx».

No se recibirá más basura en e l vertedero de Lapatx. A partir de hoy, comienzan los trámites para su sellado definitivo. El vertedero deberá estar controlado durante los próximos treinta años. «Las inmediaciones de Lapatx necesitarán de muchos años para volver a normalizarse», señaló Bereziartua. Ya han comenzado a adoptar medidas para ello. «Trabajaremos para que este entorno tenga otro aspecto en los próximos meses y años», adelantó el presidente de la Mancomunidad.

El basurero de Lapatx se abrió en 1988. En principio, para 20 años. A lo largo de estos años se han fijado dos fechas para su cierre definitivo. El Consorcio de Residuos adoptó por primera vez el compromiso de cerrar Lapatx en 2009. «Además de no cumplir su palabra, ese mismo año se aceptó la ampliación del mismo y se procedió a adecuar las instalaciones para poder recibir 375.000 toneladas más de residuos, ampliando su vida». En 2014 también se puso una nueva fecha a su clausura. Sin embargo, se acordó que continuaría recibiendo las basuras del territorio hasta su llenado. Ahora, tras agotarse su capacidad para recibir más basura, hecha las persianas. «Creemos que 28 años han sido suficientes para los vecinos de Azpeitia, Errezil y Bidania para tener un vertedero junto a sus casas. Cumplimos así con nuestra palabra, aunque, el trabajo de todos estos meses no ha sido fácil», señaló Bereziartua.

Por su parte, Eneko Etxeberria se congratuló por la noticia. «Hoy (por ayer) es un día feliz para todos los azpeitiarras y vecinos del entorno de Lapatx», dijo.

El primer edil mostró además su solidaridad para con otras localidades que pudieran tener un proyecto de estas características para que las autoridades competentes «encuentren soluciones para que ningún ciudadano sufra por estar al lado de estas infraestructuras» .

Tras el cierre del vertedero, en las instalaciones de Lapatx seguirán funcionando tanto la planta de compostaje como el Garbigune.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate