Diario Vasco

La mejor morcilla de Gipuzkoa la elabora la carnicería Iñaki Zubeldia, de Beasain

fotogalería

Juani Urretabizkaia, de la carnicería Iñaki Zubeldia, con el premio a la mejor morcilla. / MARÍN

  • Cuatro de los cinco premios que se conceden los cosecharon elaboradores artesanos del Goierri

La Carnicería Iñaki Zubeldia, de Beasain, se proclamaba ayer vencedora del 'XVIII Concurso de morcilla de Gipuzkoa, certamen que promueve el Gremio de carniceros y charcuteros del territorio histórico, la agrupación del sector con mayor número de afiliados, cita que tuvo lugar ayer en Ordizia al abrigo de su tradicional feria semanal. Con este triunfo, el obrador beasaindarra reedita el conseguido en las ediciones de 1999 y 2009. «Ordizia nos trae suerte», reconocía ayer, feliz, Juani Urretabizkaia, que elabora las morcillas en su obrador del caserío Muruazpi, en el barrio de Erauskin. Subrayaba que un triunfo como el de ayer «es un valor añadido de cara al cliente» que acude a la carnicería que regenta junto a su marido en el centro de Beasain.

El palmarés otorgó la segunda plaza a Jesús Mari Deba, de Ezkio-Itsaso; tercero fue Iñaki Ormazabal (Beasain); cuarto, Ezeiza Harategia (Ordizia); y quinto, Mujika Odolkiak (Ordizia).

El certamen volvió a contar con la mayor participación de todos los que se celebran en Gipuzkoa al reunir a de 17 elaboradores, entre ellos tres de Beasain, dos de Ordizia y Arrasate, y uno de Aia, Asteasu, Ataun, Ezkio-Itsaso, Lasarte-Oria, Mutriku, Orio, Tolosa, Zaldibia y Zegama.

El propósito de este concurso no es otro que llamar la atención e incidir en la promoción de la labor artesanal de un producto tan tradicional como la morcilla. Un producto asociado, tradicionalmente, a la matanza del cerdo y elaborado en los meses de invierno, pero que elevado a la categoría de exquisitez gastronómica y debido a la demanda y a las modernas técnicas de conservación, actualmente, es posible encontrar, en los obradores artesanos, hasta en los meses de verano.

De verdura

La morcilla que elaboran los carniceros y charcuteros guipuzcoanos es de verdura y mantiene las mismas características en todo el territorio. Los ingredientes exclusivos son: cebolla, puerro, sangre y manteca de cerdo, siendo opcional y al gusto del maestro el añadido de la especie que considere. Sin embargo, no hay dos morcillas iguales, pues cada elaborador introduce en su receta el 'secreto' heredado de sus mayores. Aunque Urretabizkaia incidía en que «no hay secreto, sino buena materia prima, mucho mimo y toque personal».

La mesa de paladares entendidos, es decir, el jurado estuvo formado por Joxean Eizmendi (Ilarra Jatetxea, Donostia), Aizpea Oihaneder (Xarma Jatetxea, Donostia), Ramón Bereziartua (Fagollaga jatetxea, Hernani) Matías Gorrotxategi (Casa Julián, Tolosa), Juan Manuel Garmendia (Asador Kattalin, Beasain), Imanol Gaztañaga (Zubibi Jatetxea, Ordizia) y Luis Mocoroa (presidente de la Cofradía Vasca de Gastronomía, entre otros.

Para que no faltara de nada, la feria acogió un stand en el que tres baserritarras, Juanita Murgiondo, Resu Olaetxea y Juanita Aranburu, de Mutiloa, ofrecieron una demostración de la elaboración de morcilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate