Diario Vasco

Un juez ordena reabrir un club cannábico en Donostia

  • Ubicado en el barrio de Gros, con más de un millar de socios, había sido clausurado en el marco de una investigación por tráfico de drogas que se sigue bajo secreto de sumario

La Audiencia de Gipuzkoa ha ordenado la reapertura del club cannábico Strain Hunters, ubicado en el barrio donostiarra de Gros, que cuenta con más de un millar de socios, y que había sido clausurado en el marco de una investigación por tráfico de drogas que se sigue bajo secreto de sumario. Este club fue cerrado el pasado mes de junio por el Juzgado de Instrucción número 4 de San Sebastián como medida cautelar, después de una entrada y registro en sus instalaciones, donde agentes de la Er-tzaintza se incautaron de unos cuatro kilos de marihuana que había en el local para su distribución entre los socios, dinero en efectivo, ordenadores y diferente documentación.

Sin embargo, en un auto al que ha tenido acceso Efe, la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa ha decretado ahora la reapertura del club, al apreciar un recurso contra su clausura presentado por el presidente de la asociación y por el propio club cannábico. La Audiencia emplea un argumento técnico para reconocer que la asociación no estaba siendo investigada como persona jurídica y que la declaración que se le tomó en su momento a su presidente fue prestada como persona física y no en representación del club.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate