Diario Vasco

Los Pop Up se han convertido en un clásico

fotogalería

Mujeres de todas las edades mueven las perchas para encontrar la prenda ideal para lucir este invierno. / PEDRO MARTÍNEZ

  • El hotel Londres albergó ayer la convocatoria de Navidad con moda y productos de belleza

  • Bisutería, maquillaje, pañuelos, botas o jerséis reinaron en un salón que concentró a mujeres de todas las edades que visitaron los stands

¿Había solo mujeres salseando ayer en los stands? No, también hay varones que se acercan a los Pop Up que organiza Gipuzkoa de Moda varias veces al año, pero lo cierto es que la feria apenas tiene artículos para hombres, una queja que ayer volvió a escucharse entre quienes acuden a acompañar a su novia o a comprar un regalo navideño para una amiga.

Las tiendas 'de caballero' no parecen encontrar su sitio en los Pop Up que, sin embargo, se están convirtiendo en un clásico de determinados domingos del año, sea para adquirir lo más fashion que se lucirá en primavera o los abrigos más cálidos y estilosos del otoño. Ayer le tocaba el turno al Pop Up de Navidad, también bajo el paraguas de Gipuzkoa de Moda y también con una atractiva combinación entre belleza y moda.

«Me lo tengo que llevar puesto sí o sí», afirmaba algo azorada una mujer a la que sus dos amigas insistían para que estrenara esa misma mañana su recién adquirido abrigo nuevo en 'La ratita presumida', casi en la puerta del salón. «Has hecho compra muy buena», afirmaba una de sus acompañantes mientras admiraba la línea de la prenda. El dependiente metía en la bolsa, perfectamente doblado, el abrigo que llevaba la mujer cuando entró al Pop Up.

Eva, de 'Xuxurla' de Errentería aconsejaba a un par de clientas. La mañana estaba siendo más tranquila que en la anterior edición, la de otoño, pero ella lo atribuía a la celebración del maratón que se desarrollaba muy cerca, en la esquina, donde los sufridos corredores buscaban alcanzar Anoeta sin que el sufrimiento acabara con su ilusión.

Los expertos como Ane de 'Kiluka Miluka' saben que mientras dura la prueba atlética es frecuente que la gente esté pendiente de la carrera y que la mañana sea más tranquila. Ella estaba contenta, para empezar porque quedaba toda la tarde y porque, además, la afluencia de clientas interesadas por sus prendas y por sus descuentos, era constante.

Guantes, collares largos y jerséis con dibujos brillantes se extendían en las mesas mientras sonaba la música que el disjockey ponía en directo y la clientela pasaba las perchas de 'Enedur', 'Beti Beauty' o 'London 717', otras firmas presentes en el Pop Up.

La presentadora y alma mater de estos acontecimientos vinculados con la moda en la ciudad, Laura Chamorro, se tomaba un descanso de pocos minutos al mediodía. «Estamos muy contentos porque las cosas van bien, la gente se acerca, conoce de qué va la cosa y hay animación en las compras». Lo dicho, el Pop Up es ya un clásico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate