Diario Vasco

«Un anónimo ha donado mil euros»

vídeo

Amparo Arenaza y José Andrés Ugalde, en Arrasate. / OLIDEN

  • Los voluntarios trabajaron sin descanso en los 75 establecimientos adheridos a la iniciativa solidaria

  • La solidaridad de los guipuzcoanos quedó patente en cada rincón del territorio

Desde Irun a Eibar, pasando por Zarautz o Tolosa, muchos fueron los guipuzcoanos que ayer se sumaron a la Gran Recogida del Banco de Alimentos donando, sobre todo, conservas de verduras, cacao en polvo o leche. Los 1.500 voluntarios seguirán hoy recibiendo los donativos en los 75 establecimientos de Gipuzkoa.

Irun: «Llevo dos semanas en paro y he querido colaborar»

En Irun son cinco los supermercados e hipermercados que desde participan en la campaña. Aunque el viernes siempre es más tranquilo que el sábado, «la verdad es que estamos recibiendo muchísima comida», decía Laura Olave en el punto de recogida del supermercado BM de Palmera-Montero, que tras su apertura el pasado marzo, es la primera vez que colabora con el Banco de Alimentos, informa Iñigo Morondo. Para Olave es también la primera experiencia. El Banco de Alimentos tiene una amplia lista de voluntarios, pero en momentos como este hacen falta más manos. «Yo vi un anuncio que pusieron en Facebook pidiendo gente y me apunté. Llevo un par de semanas en desempleo y no sé estar quieta. Me pareció que esta era una buena causa a la que dedicar mi tiempo», aseguró.

No lo vio claro al principio, «porque no soy de aquí, soy argentina, y no conocía a nadie de la asociación. Me alegro de haber superado aquel momento de duda porque está siendo una experiencia súper bonita». Durante su turno de cuatro horas vio cosas que le impactaron. «Ha venido una mujer que nos ha dicho que era jubilada y tenía en casa a los tres hijos, los tres en el paro, pero que quería ayudar. Luego, un hombre nos ha dado un abrazo a los tres voluntarios que estábamos aquí porque quería agradecernos lo que hacemos. Ver a la gente así de volcada, cómo colabora, cómo ayuda... Estoy impresionada». Tanto que aunque se apuntó solo para ayer, hoy volverá «para seguir ayudando».

Errenteria: «En cualquier momento necesitaré de esta ayuda»

En Errenteria son dos los establecimientos que colaboran este año en la campaña: el supermercado de Eroski del Centro Comercial Niessen y el establecimiento de Dia, ubicado en la Avenida de Navarra. En Niessen atendieron en la recogida un total de 18 voluntarios, que se encargaron de repartir las bolsas a la entrada del supermercado, informar de los productos más convenientes, para lo cual también colocaron un cartel informativo que pedía leche, galletas, pañales y productos infantiles, conservas de atún y de legumbres, informa Luisma Rodríguez.

Carlos Ortega, uno de los responsables de los voluntarios, señaló que «también les estamos informando de la posibilidad de adquirir vales de 3 y 5 euros, para que luego nosotros podamos coger en el supermercado los productos mas idóneos, ya que en algún caso nos traen producto fresco y perecedero y tenemos que llevarlo cuanto antes a Oiartzun para que no se pierda». Dijo que aprovecharon el amplio vestíbulo de entrada al supermercado para ir ordenando los productos en cajas y «así adelantar el trabajo para cuando tengamos que trasladarlos».

La errenteriarra Esther Sanz fue una de las que entregaron una bolsa con productos. «He comprado macarrones, garbanzos, arroz y alubias, ya que creo que son de los más necesarios». Es una colaboradora habitual. «Todos los años participo en la recogida, ya que pienso que es necesario ayudar a las personas más necesitadas y también pensando un poco en mí. No tengo una situación económica muy boyante y en cualquier momento podría tener que acudir al Banco de Alimentos. Creo que es muy importante colaborar en la medida que se pueda».

Eibar: «El año pasado no dimos abasto; hoy sobran manos»

El apagón que se produjo en el supermercado Eroski de Ipurua en Eibar ayer al mediodía puede ser una casual metáfora de las sensaciones de las personas voluntarias que promovían las donaciones. «Va muy suave. La gente no está animada y muchos pasan olímpicamente», reflejaba una de ellas. La campaña es ya conocida entre los vecinos y la mayoría no necesita preguntar a qué necesidades se dirige lo recogido. Sin embargo, había un interés menor que en ediciones anteriores. «El año pasado andábamos sin dar abasto y esta vez nos sobran manos».

Con la referencia cercana del Banco de Alimentos de Bergara, las voluntarias señalaban el dato de que el centro no contaba con nada de leche. «Tenemos interés en ver cómo funcionan los bonos. El año pasado hubo algún problema técnico para poder hacer las donaciones desde las cajas y esperamos que esta vez se puedan hacer», indicaba una de las voluntarias. Estos bonos permiten hacer un pago en caja con la cantidad que el cliente estime oportuno. «Estoy agotada de explicar cómo funcionan, porque la mayoría de la gente lo desconoce». Según señalan las voluntarias la gente de más edad se muestra en Eibar algo reacia a este sistema que, sin embargo, llega más fácil a los jóvenes, informa Félix Morquecho.

Tolosa :«Hemos logrado que la gente joven se una a la iniciativa»

A las 12.30 horas del mediodía, momento álgido en el supermercado Eroski de la avenida de Navarra de Tolosa, José Luis Elizegi finalizaba el primero de los tres turnos organizados para un viernes que se anunciaba «agitado», informa Elene Arandia.

Es la tercera vez que el voluntario tolosarra participa en la iniciativa, y este año incluso ha diseñado el calendario de turnos de este primer grupo formado por cinco miembros, todos ellos jubilados. Este año han «conseguido» que la gente más joven se una a la iniciativa en los turnos programados para el fin de semana, aunque el veterano afirma que el trabajo y los estudios influyen en su participación. «Como siempre, estamos teniendo buena respuesta por parte de la gente. La mayoría de las personas opta por donar comida, pero es el segundo año en que hemos facilitado bonos de comida valorados en tres y cinco euros, y hay quienes prefieren contribuir con una ayuda económica. En este caso, el dinero se destina al Banco para una futura compra de alimentos cuando se prevé una falta, como por ejemplo en época de verano», señaló Elizegi.

Zarautz: «Calculo que andaremos más o menos igual que en 2015»

Los zarauztarras mostraron un año más su conciencia y solidaridad hacia los más necesitados a tenor del número de kilos que paulatinamente iban en aumento en los dos puntos de recogida, tanto en el Eroski de Araba kalea como en el de Santa Marina, atendidos por personal voluntario, miembros de Nagusilan y de la sección de balonmano de Zarautz Kirol Elkartea, informa Antxon Etxeberria.

El pasado año se recogieron en Zarautz 26.000 kilos de alimentos y este año, según vaticinaba el voluntario de Nagusilan Juantxo Larrañaga «calculo que andaremos más o menos igual. Según avanza la mañana vemos que viene más gente, hay más movimiento. Además, se están recogiendo bastantes donativos, gente que colabora con el Banco de Alimentos donando en la caja diferentes cantidades». En ese sentido, hubo detalles que llamaron la atención como un donativo de un anónimo con 1.000 euros. «Hay gente que no puede acudir, que prefiere aportar dentro de sus posibilidades y nos ofrece dinero en mano», señala Javier Aguirregaviria. «El dinero nos viene fenomenal, ya que a lo largo del año si nos falta algún producto disponemos de dinero para su adquisición».

La recogida de alimentos tendrá continuidad hoy desde las 9.00 hasta las 21.00 horas de forma ininterrumpida. «Lo que merece destacar es la gran solidaridad de la gente, y quiero decir, que seguro mucha gente no sabe, que los alimentos revierten en Zarautz. El pasado año el Banco de Alimentos, en coordinación con el Ayuntamiento, repartió solo aquí unos 60.000 kilos de alimentos, bien para los repartos que hace Cáritas, Nagusilan, de las diversas ONGs, para las religiosas que también reparten», informa Aguirregaviria.

Arrasate: «He traído botellas de aceite que tenía de sobra en casa»

La recogida de alimentos transcurrió ayer a buen ritmo en Arrasate gracias a la generosidad de los mondragoneses y a la labor de voluntarios que como José Andrés Ugalde, se ocupan de la logística de esta campaña que proseguirá hoy en puntos clave como el supermercado de Eroski en las casas de la Cerrajera. Acompañado por Marisol y Pedro, este trío atendía el continuo goteo de donantes que se acercaban hasta los cajones donde se clasificaban los diferentes alimentos no perecederos, informa Kepa Oliden.

Amparo Arenaza participó como cada año en esta campaña, y lo hizo entregando paquetes de legumbres y alguna botella de aceite «porque tenía de sobra en casa». Otros años ha solido donar legumbres, azúcar... que compro aquí en Eroski aunque alguna vez también me ha coincidido la recogida haciendo la compra en el BM de San Andrés».

Esta señora de 83 años hace gala de un altruismo y de una hiperactividad envidiable. Es socia de cuota hasta en tres oenegés. Y explicaba que fue a hacer la compra de con metódica puntualidad «después de levantarme a las 6.00, desayunar, rezar el Rosario -hoy viernes, los Misterios Dolorosos-, asearme y asistir a misa de 8.30 en la parroquia».

Azpeitia: «Gastamos demasiado dinero en cosas banales»

En Azpeitia, los voluntarios del Banco de Alimentos -junto también a varios miembros de Elkar-ekin-, se esmeraban en ayer recoger las donaciones de los vecinos tanto en el supermercado Eroski como en BM. Mila Landa, Itziar Iturria, Mª Luisa Oiarzabal, Mª Carmen Etxeberria y Lurdes Ibarguren estaban en el turno de mañana en el Eroski de Sanjuandegi. «La gente es muy solidaria», aseguró Itziar. Más que nada, dejan «garbanzos o lentejas y también leche o cacao, lo necesario para los desayunos que es muy importante. Sin embargo, en el caso de pañales u objetos más caros, es más difícil, cada uno aporta lo que puede», añadía Mila.

Hilaria Arregi era una de ellas. «Es algo digno de elogio. Gastamos tanto en cosas banales que comprar algo para los que más lo necesitan es algo muy bonito». De igual manera, agradecía la labor que está realizando el Banco de Alimentos Pedro Etxezarreta que había donado sobre todo leche y varios alimentos, informa Eli Aizpuru.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate