Diario Vasco

La aventura catalana y Paolo Casagrande, el amigo italiano

Berasategui pone ayer la chaquetilla a Casagrande.
Berasategui pone ayer la chaquetilla a Casagrande. / EFE
  • El triunfo del cocinero donostiarra en Barcelona respalda su apuesta por «crecer en el mundo con las raíces firmes en Gipuzkoa»

«Al final ha tenido que venir un chaval de la Parte Vieja donostiarra para que Barcelona tenga un 'tres estrellas'». Periodistas vascos y catalanes intercambiaban ayer una broma con base real: en la provincia barcelonesa hay restaurantes con la máxima calificación, como el de Carme Ruscalleda, pero ninguno en la ciudad. Hasta ayer, cuando la nueva edición de la Guía bendijo el Lasarte que Berasategui dirige con el apoyo de Paolo Casagrande, su amigo italiano.

El restaurante Lasarte está ubicado en el Monument Hotel, 'desgajado' del antiguo Condes de Barcelona, y abrió sus puertas en enero de 2006. En el año 2010 obtuvo la segunda estrella en la Guía Michelín. Según la propia Guía, «el chef Paolo Casagrande nos ha sorprendido con unos platos de inusitada elegancia, tanto en los sabores como en las combinaciones, siendo también reconocible en ellos la personalísima impronta de Martín Berasategui y su grupo». Esta tercera estrella distingue la forma de trabajar de Berasategui, «con las raíces en la casa madre de Lasarte y proyectos en Barcelona, Tenerife o México», según apuntaba ayer el cocinero. El chef donostiarra, que acaba de recibir en México un nuevo premio por sus restaurantes en los hoteles centroamericanos, tiene en Barcelona otros locales, como el Loidi o la Fonda España.

Casagrande, su «mano derecha» en el Lasarte, trabajó en los restaurantes de Berasategui en Gipuzkoa y Tenerife antes de recalar en Barcelona. El Lasarte ha sido recientemente restaurado dentro de la reforma total del edificio, de la mano de los arquitectos Óscar Tusquets, Carles Bassó y Tote Moreno.

El cocinero guipuzcoano recordaba ayer que el pasado septiembre cumplió 41 años en el oficio, y que consiguió su primera estrella Michelin en el Bodegón Alejandro de la Parte Vieja en 1986. «El sueño continúa», anuncia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate